Tristeza por la muerte de Sean Connery a sus 90 años


El actor británico Sean Connery murió este sábado a los 90 años, según confirmó su familia a la cadena BBC. Famoso por su rol como el agente 007, el legendario actor dejó una decena de personajes memorables.

Ganador de un Oscar, dos premios Bafta y tres Globos de Oro, Connery quedó inmortalizado como el que mejor encarnó al personaje del agente James Bond.

Thomas Sean Connery nació en un humilde barrio de Edimburgo. Fue el hijo primogénito de Joseph, un obrero y de Effie, una empleada de limpieza de religión protestante.

A los 20 años comenzó a trabajar como tramoyista en el King’s ­Theatre y fue entonces cuando descubrió su vocación por el arte y el espectáculo. Dos años después, llegó su primer papel como extra en la obra Sixty Glorious Years.

Además figuró como parte del coro en la comedia musical Al Sur del Pacífico y a los 27 le llegó su primera gran oportunidad cuando el director de la BBC, Alvin Rakof, lo eligió para protagonizar Requiem para un peso pesado.

Retirado desde hace años de la pantalla grande, dejó tras de sí un legado ilustre de películas como Robin y Marian (Richard Lester, 1976), Los intocables (Brian De Palma, 1987), que le valió un Oscar, y El nombre de la rosa (Jean Jacques Annaud, 1986), así como sus grandes colaboraciones con el director Sidney Lumet.

En 1989, a los 59 años, la revista People le declaró como “el hombre vivo más sexy”. Connery era un firme defensor de la independencia de Escocia y se tatuó en un brazo “Escocia por siempre” cuando sirvió en la Marina Real.

A los 69 años, en el 2000, recibió el título de ‘sir’ por parte de la reina Isabel en el castillo Holyrood de Edimburgo. En la ceremonia vistió un traje escocés completo, incluido el ‘kilt’ verde y negro del clan de su madre, los MacLeod.

x
Paladini flotante