Justicia

Caso Ibañez: investigan un homicidio en ocasión de robo, pero no descartan otras hipótesis

Los investigadores no han prescindido que haya algo más detrás del caso.

Redacción Rosario Nuestro

lunes 2 de julio, 2018

No es un caso más. El homicidio de Juan Cruz Ibañez impactó fuerte. El joven, que tenía un perfil alto como estudiante y emprendedor, vivía en una zona céntrica —lejos de las periferias, donde suelen ocurrir estos casos— y su asesinato puso en alerta a los sectores de la ciudad que no están acostumbrados a estos hechos. Por el momento los pesquisas investigan un homicidio en ocasión de robo; pero aguardan resultados de diferentes allanamientos. Para muchos hay datos que no cierran.

Los hechos

A Juan Cruz lo encontraron muerto en su departamento, un segundo piso de Zeballos al 2100 —entre Boulevard Oroño y Balcarce—. Estaba arrodillado, boca abajo, con los pantalones bajos y presentaba dos puñaladas en la espalda. Las casa estaba toda revuelta.

Foto: Gentileza Diario La Capital

Los pesquisas creen que él o los asesinos ingresaron al lugar junto a la víctima, ya que las puertas de ingreso no fueron violentadas. Esta teoría fue respaldada por la declaración de un trapito, que asegura que dos muchachos lo redujeron en la puerta de su domicilio y lo obligaron a ingresar al lugar.

Por el testimonio de un taxista, que aseguró haber trasladado a un joven sospechoso desde la escena del crimen hasta una casa de Chacabuco al 4200, los uniformados arrestaron a una chica de 21 años y a un hombre de 33, a quienes señalaron como los encubridores del asesino. En el domicilio en cuestión los investigadores encontraron ropa, perchas y una guitarra que pertenecían a Ibañez.

Con la enorme cantidad de datos encontrados por los pesquisas —en muy poco tiempo—, el caso pareciera estar próximo a su esclarecimiento. Pero diversos investigadores señalaron a Rosario Nuestro que aún hay un manto de dudas que sobrevuela sobre el homicidio.

Las dudas

A los pesquisas no les cierra el grado de violencia utilizado por el supuesto ladrón y asesino. Tampoco comprenden la falta total de cuidados: actuó en un lugar transitado y plagado de cámaras de seguridad. “Nunca hay que descarta que se trate de una persona irracional. Pero nuestro deber es dudar hasta último momento. Acá hay datos que no nos cierran”, señalaron varios voceros.

A su vez, hay huellas encontradas en el lugar del homicidio que no se condicen con la supuesta mecánica. La víctima vivía en un segundo piso, pero encontraron restos de sangre en el tercero, cuarto y quinto piso.

Por último, les llama la atención el magro botín con el que se hizo el victimario: ropa, perchas y una guitarra. “Siempre partiendo del hecho de que buscamos a una persona que actuó en forma racional —algo que hasta el momento no fue confirmado—, nos llama la atención las pocas cosas que se llevó. En general hasta el peor ladrón evalúa riesgos y beneficios a la hora de cometer un ilícito”, cerraron los voceros.

El sospechoso y su prontuario

El muchacho prófugo fue identificado como Lucas Ezequiel O., de 17 años. El muchacho cuenta con un frondoso historial de detenciones: en un lapso de 4 años, entre 2014 y 2018, fue arrestado en diez ocasiones por diferentes hechos de robo, tentativa de robo y portación de arma de fuego.

Liberaron a los dos detenidos por el crimen de Juan Cruz Ibañez

Comentarios