FIEBRE MUNDIALISTA

Unos 400 rosarinos vieron el partido en la pantalla gigante del parque Héroes de Malvinas

Desde temprano familias enteras llegaron al Museo del Deporte en el barrio La bajada, zona donde nació y se crió Lionel Messi.

Redacción Rosario Nuestro

sábado 16 de junio, 2018

Unos 400 hinchas rosarinos siguieron hoy el encuentro que Argentina igualó con Islandia 1 a 1 en Moscú, en la pantalla gigante instalada en el Museo del Deporte del Parque Héroes de Malvinas, en el barrio La Bajada, donde nació y se crió el astro Lionel Messi, al sureste de la ciudad.

En ese contexto, se divisaron familias enteras con reposeras, sillas de plástico y hasta frazadas en el piso, en improvisadas ruedas de mate, a pesar de la temperatura que apenas superaba un grado, mientras que la sensación térmica era de -1 en la ‘Chicago Argentina’.

“Y ya lo ve, y ya lo ve, el que no salta, es un inglés”, cantaban Nicolás, Gaila y Nazareno, tres jóvenes enfundados en una bandera argentina que combatían el frío con una cajita de vino tinto y una gaseosa de pomelo.

A su lado, en un paisaje de churreros, un carrito de choripanes, un pochoclero, un vendedor de chipá (el pan de mandioca con queso del norte del país) y tres mujeres que vendían pastafrola y alfajores de maicena, mientras que los más jóvenes bebían cerveza como si fuera verano.

Jóvenes con los colores de Central y de Newell´s se mezclaban para alentar al seleccionado “albiceleste” y hasta desplegaron una gran bandera argentina.

Los hinchas gritaron fuerte el golazo del “Kun” Agüero, lamentaron las llegadas dilapidadas y sufrieron con el empate de Finnbogason, en el primer tiempo, y con el penal que Haldorsson le atajó a Messi, en el complemento, como si estuvieran en Moscú.

Los hinchas rosarinos retornaron a sus casas con una sensación ambigüa, en grupos por la calle Estado de Israel y el pasaje Lavalleja, a unas cuatro cuadras de donde aún están las casas de los abuelos maternos y de los padres de Lío Messi.

Comentarios