CORONAVIRUS EN SINGAPUR

Un perro robot fue creado para que los habitantes respeten el distanciamiento social

La máquina fue bautizada como Spot y transita por parques públicos y espacios en donde concurre la mayoría de los corredores. "Mantengamos a Singapur saludable", ordena.


Un robot con forma de perro recorre los parques públicos para dar aviso a los habitantes de Singapur que deben mantener el distanciamiento social a causa de la pandemia de coronavirus que azota a más de cien países en el mundo.

Esta máquina fue bautizada como Spot, es de colores amarillo y negro y transita por los caminos especiales para gimnastas por la zona de pasto mientras es controlado a través de un control remoto.

"Mantengamos a Singapur saludable. Por vuestra propia seguridad y la que os rodean, por favor, permanecer al menos a un metro de distancia. Gracias", indica una voz de mujer, en inglés, uno de los cuatro idiomas comúnmente utilizados en la nación asiática.

Spot es parte de un programa piloto de dos semanas organizado por varios organismos gubernamentales de la ciudad-estado dentro del plan para evitar la propagación del Covid-19, señaló el medio local The Straits Times.

El robot fue diseñado con sensores para detectar objetos y evitar choques, así como también con cámaras que ayudan a las autoridades a estimar el número de personas que visitan zonas del parque Bishan-Ang Mo Kio, en el centro de la isla de Singapur.

A pesar de parecer autónomo, no lo es, por lo que Spot siempre va acompañado por un trabajador de Departamento de Parques Naturales por si surgieran problemas.

Durante el tiempo de prueba, el robot transitará a lo largo de un recorrido de unos 3 kilómetros y solo en las horas pico, pero de suponer un éxito podría ampliar su horario y territorio, e incluso utilizarse en otras zonas verdes de la megalópoli.

Singapur, que llegó a ser citado por la Organización Mundial de la Salud como ejemplo de cómo controlar el nuevo virus que atemoriza al mundo, registra actualmente un progresivo descenso en los casos después del rebrote registrado en abril en las barracas de trabajadores no cualificados.