golpe de suerte

Heredó una millonaria mansión luego de conocer que es hijo de un lord inglés


Hay vidas que cambian por completo después de un desenlace legal a favor. Jordan Adlard Rogers de 31 años, fue reconocido por la justicia británica como hijo legítimo de un fallecido lord inglés. El fallo lo hizo acreedor de una imponente mansión valuada en 50 millones de libras más una enorme suma de dinero.

Un examen de ADN confirmó las sospechas que tenía el muchacho. Su padre fue Charles Rogers, un importante lord que murió en un accidente de tránsito sin reconocer a Jordan.

Cuando conoció el dato, el afortunado joven decidió mudarse al castillo situado en Porthleven en las cercanías del Canal de la Mancha y aseguró que no trabajará más. Es que la fortuna a heredar le pertenece por completo ya que no tiene hermanos y no hay otros parientes directos por parte de su padre.

Jordan comenzó con las investigaciones, tenía 8 años. A pesar de que las cartas que le enviaba a Charles Rogers, sumado a la solicitud de una prueba de sangre que nunca tuvo éxito. Mientras su "padre" vivió, nunca quiso reconocerlo como hijo afirmando que las versiones eran una mentira.

La verdad salió a la luz cuando Rogers (hijo) se enteró de la muerte del lord. Con el tiempo, logró que su ADN sea cotejado con los restos. El resultado fue positivo.

"La gente dice que tengo suerte, pero cambiaría cualquier cosa por poder regresar el tiempo atrás y que Charles supiese que yo era su hijo. Tal vez así él hubiera tomado otro camino", señaló el joven al diario The Mirror.

En tanto, más allá de saberse rico y sin necesidad de salir a trabajar, Jordan Rogers aseguró que dedicará su tiempo a aquellos que más lo necesitan: "No me voy a olvidar de mis orígenes", dijo.