Caso familias solidarias

Gigliotti: “Algunos se olvidaron que Kiki es un sujeto de derecho”

La pareja exige la adopción definitiva del pequeño, al que no ven desde hace tres meses.

Por Rosario Nuestro Redes

viernes 20 de abril, 2018

Sentida y chocante es la situación que viven Sergio Gigliotti y Cristina Morla, pareja que en el marco del programa Familias Solidarias, se hizo cargo de  ”Kiki”, un niño de tres años que fue separado de su familia biológica.

Para las familias solidarias la norma  establece  un máximo de seis meses de convivencia con el menor,  y en este caso, fue de un año y siete meses superando ampliamente la legislación  vigente y generando  un fuerte vínculo entre las partes. Ahora, a tres meses del último contacto,  la familia Gigliotti exige hacerse cargo definitivamente del infante, manifestando como una necesidad, el vinculo que se generó durante todo ese tiempo.

En la tarde de este viernes, Sergio Gigliotti dialogó con Radio Mitre Rosario y explicó la situación en la que se encuentra “Kiki”. “Algunos se olvidaron que él es un sujeto de derecho. La jueza que entiende la causa el 6 de febrero recusó al abogado del niño, un derecho que tiene por Constitución y por tratados internacionales. El argumento que utilizó fue que no hay conflictos”. No obstante, aseguró que esos conflictos “los tenga o no, aquí no se tuvo en cuenta que el niño tiene derecho a ser representado”.

En el mismo modo,  el demandante aclaró que hay varias versiones sobre la causa. Por su parte, tienen claro lo que quieren: “Estamos pidiendo la guarda preadoptiva de ‘Kiki’, ya que queremos ser los papás; también nos haríamos cargo de su hermanito. Por otro lado está la causa que lleva adelante el defensor general, que está pidiendo que el niño vuelva, hasta que la Justicia resuelva su situación, con nosotros”.

“Hace tres meses no vemos a ‘Kiki’. Creemos que se están estirando los tiempos para que el niño genere otro vínculo con otra familia, sin tener en cuenta el daño que le hacen esperando a que se olvide del lazo que mantiene con nosotros”, dijo Gigliotti.

Diagnóstico desde Salud

“De Servicios de Salud Mental y el Hospital Iturraspe, firmado de puño y letra, están diciendo que ‘Kiki’ fue sometido a una vehemencia institucional, porque de un día para el otro se le privó ver a aquellos que él ve como su familia”, aseguró Gigliotti. Y agregó: “Queremos demostrar los daños que le están provocando. ‘Kiki’ en este momento podría sentir que no existe y que se está aferrando a algo externo que le puede producir una fragmentación del aparato psíquico”.

Gigliottí informó que desde la Sociedad de Pediatría de Santa Fe dijeron: “El proceso madurativo en un nene de tres años es sumamente veloz y que no se repite a lo largo de su vida. Y de la forma en la cual fue interrumpido le va a traer secuelas como problemas en la vinculación con su entorno, fundamentalmente con su familia”.

Comentarios