ENTREVISTA EXCLUSIVA

Diego Ordoñez, ayudante de campo del Kily González, y el sueño máximo: “Queremos quedar en la historia de Central”

Pastilla, campeón de la Copa Conmebol 1995, agigantó la ilusión de todo el pueblo canalla del regreso de Di María: "Creo que ese sueño se nos va a hacer posible".


Con toda la ilusión, sin poder disimular su emoción y dejando en claro una y mil veces el amor que siente por Central, Cristian Alberto González fue presentado el pasado miércoles como técnico del primer equipo auriazul en reemplazo de Diego Cocca y comienza un ciclo que significa su debut como entrenador de un equipo de la máxima categoría tras su experiencia de dos temporadas al frente de la Reserva.

Su cuerpo técnico tiene pura cepa canalla con Horacio Carbonari sumándose como uno de sus colaborradores más directos, Hernán Castellano en su función desde hace más de una década en el entrenamiento de arqueros y hasta el profe Ernesto Colman, que pasó por el club en la etapa de Eduardo Coudet entre 2015 y 2016. Entre ellos está también Diego Ordoñez, que regresó a la entidad de Arroyito en marzo de este año cuando empezó a trabajar con el Kily en la tercera.

Pastilla Ordoñez, a la derecha del Kily el día de la presentación.

En una entrevista exclusiva con Rosario Nuestro, Ordoñez, aquel lateral derecho que tuvo el Canalla entre 1993 y 1998 contó lo que está pasando por su mente y su cuerpo en estos días tras la confirmación, describió la importancia de poder desarrollar el proyecto que se viene para Central con mucha preponderancia a las divisiones inferiores y porqué el Kily no pudo trabajar con la Reserva junto a la Primera en el ciclo de Cocca. También se refirió a las ganas de contar con el referente Marco Ruben, el sueño máximo de alcanzar la gloria con el club y agigantó aún más la ilusión de los hinchas en contar nuevamente con Ángel Di María.

-¿Qué pasa por tu cabeza tras la oficialización en el cuerpo técnico del Kily?

Las mismas sensaciones que cuando entré al club en marzo, esto es muy fuerte. Lo que estoy viviendo es algo increíble, uno se prepara y espera la posibilidad de estar, que alguna vez se haga realidad el sueño de volver al club, de devolverle todo lo que nos ha dado, nos ha formado como personas. Cuando entramos a Ciudad Deportiva fue algo increíble, como una película, como que volvemos a ser chicos. Desde los 12 o 13 años que nos conocemos con Cristian (González), con Petaco (Horacio Carbonari), con el Mono (Raúl Gordillo), la categoría 74. Esto es un sueño hecho realidad, sabemos el compromiso que estamos enfrentando y lo que representa el club para nosotros.

-¿Es un momento muy especial este en el que les toca la chance, al estar rodeados de tanta gente del riñón de Central, no?

Es cierto, y lo que nosotros queremos no tiene que ser tan difícil. Vivimos una época muy linda y muy rica dentro de la institución, a pesar de que teníamos muchas necesidades y hoy el club te brinda muchísimas cosas, tenés todo al alcance de la mano, tenés mucho de todo. Es volver un poco a las raíces, este es un proyecto integral, queremos que todos se sumen y Central sea todo uno. Queremos sacar eso de ‘yo entreno acá y vos allá’, tenemos que estar todos juntos, capacitarnos todos juntos. Hoy nos toca nosotros y tenemos que ayudar a todas las inferiores y mancomunar todo el trabajo con todos los coordinadores, con Hugo (Galloni) y con Iván (Moreno y Fabienesi), tenemos que tratar que los técnico se sientan cómodos y bien. Nosotros tenemos que tratar de poner todo al alcance de ellos, que vengan a ver el entrenamiento. Cristian la ha pasado no tan bien en estos tres años que está en el club, con la Reserva se tuvo que venir a Ciudad Deportiva, estaba lejos de la Primera y eso no puede pasar en un club formador como somos históricamente nosotros. Estamos viviendo momentos muy buenos en la parte humana y todos estamos dispuestos a encaminar esto y volver a las raíces.

-¿Por qué crees que le pasó eso al Kily de volver a Ciudad Deportiva mientras estuvo Cocca?

Son necesidades que tiene la institución y por ahí se toman caminos que no son adecuados, crees que es lo mejor, pero no lo es. Cuando estás con la necesidad es complicado, si no estás bien en la tabla, si estás peleando el descenso, te lleva a tomar caminos no muy buenos. Con el tiempo te das cuenta y decís ‘pude acomodar acá, pero descuidé esto’. Nunca se pudo de acomodar todo, emancomunar el todos juntos, una columna, que se haga todo planificado. Por ahí estaba todo planificado pero no todos unidos, el diálogo. Por ahí los técnicos que pasaron vienen con su libreto y no quieren la Reserva cerca, los chicos suben y bajan, se hace un daño a las inferiores y los chicos se sienten mal, entonces tenés que trabajar prácticamente el doble en el tema psicológico, en el tema de contención, te conlleva un montón de cosas que no están bien. Te lleva a tener la necesidad de traer más jugadores, sin sacar jugadores de inferiores que el club siempre se ha nutrido de jugadores de inferiores. No va a haber descensos y te podés acomodar con el tema institucional.

-¿Crees que el hecho que no haya descensos puede beneficiar a que los chicos jueguen más liberados de presiones?

Creemos que es el tiempo de mostrar algunos chicos, con precaución, con cautela, a su debido tiempo, acá no es poner por poner a los chicos o exponerlos. Todo tiene un proceso y un tiempo, hay chicos que lo conocen y vienen trabajando con Cristian desde hace varios años. Yo me he sumado en marzo y conozco a algunos, la verdad que tienen un potencial bárbaro. Hay que llevarlos de a poco, rodearlos con algunos grandes.

-¿Qué tan importante es que siga Marco Ruben?

Ojalá tengamos la posibilidad que arregle su situación Marco que es un tipo muy importante para nosotros, va a ser una pieza fundamental en el grupo por lo que representa, porque es capitán, porque es ídolo del club y va a ser un referente muy importante para nosotros en el tema de los chicos también.

En la foto del campeón: Ordoñez, a la izquierda del Tito Bonano el día del título en la Conmebol 95.

-¿Se te va cruzando por la cabeza todo el camino que recorriste con la camiseta de Central? ¿Te imaginas lo que será el regreso al Gigante?

La verdad que sí, lo vengo maquinando en la cabeza y va a ser algo hermoso. El tema del túnel, en el vestuario, uno se imagina el salir, ni hablar si hay público con la cancha llena. Va a ser algo muy fuerte, sabiendo lo que nos jugamos, tenemos ese hambre de gloria, podés tener dinero, pero acá pasa por otro lado, pasa por quedar en la historia del club y lo tomamos así. Queremos quedar en la historia del club y brindarle todo lo que podamos a la institución y ojalá quedemos en la historia del club. Campeón con Central no se sale todos los días, ojalá podamos tener la posibilidad de lograr objetivos y títulos.

-Está claro que el sueño es la gloria deportiva que es un campeonato, pero, ¿con qué estarían realizados cuándo termine su paso por el club?

Los objetivos siempre son los que uno tiene cuando se inclina para ser técnico, la gran satisfacción es que los juveniles que pasaron por manos tuyas tuvieron una gran carrera, que debuten, que los vendan, el orgullo que vos sentís cuando un chico te llama y te dice gracias, te hace sentir lo que sos como persona. Es como cuando ibas a la escuela, entrabas y pasaba a ser de tu familia un maestro, acá pasa lo mismo. Los padres en el ciclo de formación dejan a los chicos y vos te sentís como un referente, como un padre para los chicos. Lo digo porque me tocó ser formador, me tocó ser coordinador, estar afuera, en Ecuador, en Costa Rica (trabajó con Martín Cardetti) y voy a tratar de aportar todo lo que he aprendido en esta etapa, aportar en lo que pueda a Cristian y estar encima siempre. Cuando agarrás una camada hermosa que después llegan cuatro o cinco a primera, lo disfrutas, viste el crecimiento de los chicos, las cosas que adquirieron con el transcurso de tu enseñanza, esa es la mayor satisfacción que uno puede tener.

-Con lo que conoces al Kily, ¿cuántas veces te parece que va a llamar a Di María por día?

Todos sabemos lo que representa Angelito para el club. Él tiene muchas ganas, pero son decisiones personales como dijo Cristian en la conferencia, ellos son amigos y ojalá se pueda cumplir el sueño. Somos grandes perseguidores de nuestros sueños y creo que se nos va a hacer posible. Quién nos saca la ilusión que, estando de técnico Cristian, tengamos a Angelito acá algún día, no muy lejano. Sería algo extraordinario.