modus operandi repetido

Casas baleadas: ya son más de 25 en lo que va de 2018

Los disparos suenan en el silencio de la noche, sonidos de detonaciones que poco a poco se vuelven habituales.

Redacción Rosario Nuestro

viernes 27 de julio, 2018

Foto: Clarín.

El frente de dos viviendas amanecieron baleados este viernes. En primera instancia, cerca de las 22, atacantes en motos dispararon contra el hall y las paredes de un edificio ubicado en Zeballos al 2500 y horas más tarde, en la misma noche dos personas abrieron fuego contra una casa ubicada en Dorrego al 1600.

Rosario atraviesa una profunda crisis violenta y este modus operandi ya se volvió en rutina. Delincuentes aprovechan la oscuridad y el silencio de la noche para llevar adelante un acto delictivo que siembra terror en la población y deja expuestos las deficiencias en el área de seguridad.

Noche violenta: abrieron fuego contra una segunda vivienda en Dorrego al 1600

En lo que va del 2018 ya se registraron 30 balaceras contra el frente de viviendas. Disputas barriales, familiares, intimidaciones, amenazas o mensajes mafiosos, cualquier motivo suma para acrecentar el número de una problemática que cada día va en aumento.

Ya ningún de Rosario parece ser seguro. Las paredes de casas y edificios de la zona norte, sur, sudoeste, oeste y centro no quedan inmunes al impacto de las balas que en algunos casos se cobran vidas y lastima a personas inocentes, envueltas en el medio de las ráfagas de disparos.

Con sello narco: balearon la casa del padre del juez Vienna

En los últimos 42 días hubo nueve casos de frentes baleados que se conocieron públicamente. Unas de las víctimas más resonantes fue el juez provincial Juan Carlos Vienna, quien investigó en la causa Los Monos. No fue el único ni el primer magistrado amenazado.

El pasado 30 de mayo, fue el juez Ismael Manfrin, presidente del Tribunal que condenó a la banda narco, quien sufrió en una misma noche un doble atentado contra casas en las que había vivido.

Así fueron los ataques relacionados al Juez Ismael Manfrín

Una nena de 4 años falleció el pasado 4 de julio tras un balazo que recibió en el rostro. Ocurrió en la zona norte cuando desconocidos desde una moto abrieron fuego contra una vivienda ubicada en Ávalos al 1800, entre Ghiraldo y Larrechea. La niña estaba dentro de la vivienda en el momento del ataque.

Cinco casos en enero, dos más en febrero, otros cinco en marzo, dos en abril, otros seis más en mayo, tres en junio y por último, unos últimos seis en julio cierran un total, al menos registrados, de 30 ataques. La preocupación crece y por ahora, no aparecen las respuestas.

Comentarios