JORNADA FESTIVA

Una multitud en las calles y grandes figuras en la gran apertura del Teatro Tronador en Mar del Plata


Grandes figuras del espectáculo dicen presente en una jornada más que especial en Mar del Plata con la apertura del Teatro Tronador. Mirtha Legrand y Susana Giménez, quien retorna a La Feliz luego de 30 años, son algunas de los artistas que pasan por la alfombra roja del lugar totalmente renovado, con 790 butacas y tecnología de avanzada.

Personalidades públicas están pendientes de lo que ocurre en el emblemático espacio por el que pasaron nombres como Alberto Olmedo, Ricardo Darín, Estela Raval y Mariano Bores, entre otros grandes artistas. Este jueves, gracias a gestiones de los empresarios Marcelo González y Guillermo Seita, vuelve a brillar pero con la última tecnología.

Uno de los que envió buenos deseos fue el conductor de Showmatch, Marcelo Tinelli, quien en su cuenta de Twitter escribió: "Le mando un gran abrazo a Marcelo Gonzalez y a Guille Seita y felicitaciones por la reapertura del Teatro Tronador de Mar del Plata. Es una obra maravillosa y un aporte invalorable para la cultura de nuestro país. El Tronador es un lujo para la Argentina".

Otro de los que también quiso expresarse fue Martín Lousteau, senador nacional de Juntos por el Cambio: "Impresionante cómo quedó el Teatro Tronador luego de su renovación. Nuestra querida Mar del Plata recupera un espacio cultural emblemático. Felicitaciones a Guille Seita y Marcelo González".

Según repitió en más de una ocasión el empresario Marcelo González, uno de los hacedores de este suceso cultural, "Un país sin cultura no tiene futuro". Gracias al trabajo de un numeroso grupo de personas, y en especial a su socio, Guillermo Seita, logró importantes reformas en las instalaciones.

Es por eso que en esta jornada histórica nadie quiso faltar. Susana Giménez fue una de las grandes atracciones de la tarde noche cuando pisó la alfombra roja en las afueras del lugar, mientras una multitud coreaba su nombre. Algo similar ocurrió con Mirtha Legrand, quien llegó pasadas las 19 y saludó al público presente.

Tanto Giménez como Legrand serán parte importante de esta nueva historia del Tronador. Ambas tienen sus propios palcos con las correspondientes placas con su nombre confeccionadas por el orfebre Juan Carlos Pallarols.

“Se inauguró por primera vez en 1979 y desde ese entonces no le hicieron nada. Todo lo que tenía el teatro adentro lo doné a la ONG Gama. Sólo dejamos las paredes, lo levantamos 10 metros y adosamos locales y cocheras para poder emplazar el teatro como lo pidió la gente del Teatro Colón. Ellos hicieron un protocolo y yo lo seguí, por supuesto modernizado”, explicó en Infobae Marcelo González.

El complejo cuenta con 70 toneladas de estructura metálica en su sistema de parrillas y en los puentes de maniobras, con 33 posiciones de colgado, sistemas de suspensión para decorados y varas de iluminación automatizados y un esquema de iluminación con 380 circuitos, instalados tras la demolición del techo y de su reconstrucción con más de 200 toneladas de hierro.

“Los teatros de acá son del año 80. Te podés imaginar lo que es hacer un teatro de semejante envergadura, con sala de piano, de odontología, de kinesiología, de audiovisuales, de maestros, tintorería, lavandería, restaurante y jacuzzi para el artista principal”, agregó González.

Y por último, concluyó: “Lo compré hace 5 años. Me parecía que era un legado que había que dejar y no paré: llevo 39 meses de obra. Si no generamos una cultura en los adolescentes y una salida laboral diferente se hace difícil”.