ANGUSTIANTE RELATO

Ulises Bueno habló en televisión sobre la noche en la que murió su hermano

El cantante recordó la noche en la que se enteró del fallecimiento de Rodrigo.

Redacción Rosario Nuestro

lunes 21 de mayo, 2018

Ulises Bueno asistió este sábado a Podemos Hablar, programa que se emite por la pantalla de Telefé y que cuenta con la conducción de Andy Kusnetzoff. Durante el transcurso de la noche, las risas se volvieron en silencios y miradas hacia abajo cuando el cantante cordobés recordó la noche en la que murió su hermano Rodrigo.

El inesperado fallecimiento de Rodrigo hace casi 18 años dejó un vacío en los miles y miles de fanáticos que el cantante tenía en cada rincón del país. Su hermano confesó en un conmocionante relato que “no quería creer la noticia” cuando le informaron que el rey del cuarteto se había accidentado.

Ulises estaba por cumplir 15 años cuando se enteró de la muerte y cuatro años después, sin poder superarlo, recurrió al mundo de las drogas para encontrar alguna salida a su desesperación.

“Me despertaron a las 3, 4 de la mañana y me dijeron que Rodrigo había tenido un accidente. Ví en Crónica que estaba tapado el cuerpo y no quería creer que era él. Me fui corriendo dos kilómetros por la ruta. Mi hermano Flavio también estaba totalmente perdido, sin saber qué hacer. Y yo tuve que avisarle a mi mamá, quien se levantó de la cama y empezó a revolear todo. Eran las cinco y empezaron a caer vecinos y músicos a mi casa. Mi mamá sacó fuerza de no sé dónde y nos vinimos a Buenos Aires para buscarle una solución”, reveló.

El lunes, Ulises iba a ir a pescar con Rodrigo. En un relato que cada vez se volvía más agustiante para el cantante, contó: “Mi papá cuando falleció también me había prometido que íbamos a ir a pescar cuando volviera de ese fin de semana”.

La noticia fue un simbronazo para Ulises, quien manifestó que se reunió con su hermano Flavio y su mamá en la habitación para decidir cómo continuaban su vida: “Pensamos en quitarnos la vida todos, hacer un auto suicidio, porque afrontar esa situación era muy difícil”.

Para peores, a las pocas horas de la tragedia, las afueras del hotel se llenaron de periodistas que querían saber qué había pasado. Él y su familia no sabían “cómo salir adelante ni cómo resolver esa situación ya que la gente nos manifestaban su dolor y lo que estábamos sintiendo era inexplicable”.

Comentarios