Concejo Municipal

Uber en Rosario: de qué trata el proyecto presentado por María Eugenia Schmuck


Realizar una capacitación en género y derechos humanos, la creación de un fondo de créditos para que titulares de taxis y remises puedan renovar sus unidades, quienes también están exentos de abonar el permiso para utilizar este tipo de plataformas, y no tomar viajes en modalidades previstas para taxis y remises, son algunas de las medidas que contempla el proyecto de ordenanza de María Eugenia Schmuck, y que comenzará a discutirse después del receso.

Mientras conductores, dueños, remiseros y cadetes se manifestaban frente al Concejo este miércoles, la concejala presentó adentro su proyecto para regular el uso de Uber en la ciudad. La plataforma no es bien recibida por el sector, pero Schmuck insiste en debatir y reglamentar la situación para evitar inconvenientes. Además, su iniciativa no sólo busca establecer un marco regulatorio para la aplicación internacional sino para todas las app colaborativas y electrónicas de transporte y movilidad.

El proyecto de ordenanza cuenta con 28 artículos, algunos de ellos divididos en dos capítulos (Prestaciones y Plataformas Electrónicas de Transporte), y un decreto. La primer parte define las plataformas electrónicas de transporte y las categoriza en locales y no locales, ambas deberán cumplir las normas de funcionamiento y control regidas en el ordenamiento. Seguidamente se detallan los requisitos para quienes quieran prestar su servicio mediante este tipo de aplicaciones.

El documento también divide a las plataformas con regulación de tarifa propia con aquellas con regulación tarifaria de taxis y remises. Las primeras funcionarán con un permiso abonable y de carácter precario y revocable, otorgado al titular del vehículo solamente para cumplir la finalidad de la aplicación, quien solo podrá solicitar uno. Si la ordenanza se aprueba y aplica, solo se otorgarán 200 en un año, pudiendo ampliarse en base a la oferta y la demanda.

Los conductores pueden dueños del vehículo que presta el servicio o dependientes, contar con licencia de conducir profesional y realizar un curso de capacitación en género y derechos humanos. En tanto, el automóvil deberá ser de cuatro puertas con baúl, aire acondicionado, cinturones de seguridad, airbags y una antigüedad no mayor a tres años. En este último, se exceptúa titulares de taxis y remises.

Las obligaciones que tendrán quienes conducen son: abonar la tasa de inscripción, mantener el vehículo en condiciones; realizar inspección técnica y presentar el certificado de cumplimiento de obligaciones y previsionales, y de vecindad y buena conducta; contar con la póliza de seguro de responsabilidad civil sin límites frente a persona transportada y terceros y el pago de la patente anual.  En caso de incumplimiento, el titular será intimado y tendrá cinco días para regularizar la situación. Si no podrá solicitarse la caducidad del mismo.

Es importante resaltar que los conductores que integran las plataformas con regulación de tarifa propia solo podrán prestar su servicio cuando los soliciten a través de las aplicaciones. Prohibiéndose la toma de viajes en modalidades previstas para el servicio de taxis y remises, quienes también podrán utilizar las app y quedarán exentos de pagar la tasa de permiso.

La tasa trimestral que deberán pagar tendrá como base el 5 por ciento sobre el valor del mercado de automóvil declarado para obtener el permiso. Estos fondos recaudados se dividirán en mitades iguales y serán destinados al Fondo Compensador del Transporte y al Banco Municipal de Rosario. Así, se generará un fondo de créditos para que titulares de taxis, remises, transportes escolares y servicios contratados puedan renovar sus unidades.

Por otra parte, la Dirección General de Fiscalización del Transporte deberá contar con un padrón actualizado de las empresas que desarrollen y utilicen este tipo de plataformas mediante dispositivos con conexión internet, realizar inspecciones y exigirles un registro de los viajes y conductores por un plazo mínimo de 12 meses. Además, tendrá que haber un libros de quejas virtual en la página web de la Municipalidad.

En cuanto a quienes deseen desarrollas este tipo de plataformas, las mismas deberán contar con: nombre y apellido del conductor junto con una foto; modelo y número de patente del vehículo; posibilidad de elegir sexo del conductor, definir el trayecto indicando originan y destino, calcular el costo, abonar por distintos medios, compartir el viaje con terceros y la ubicación en tiempo real. También saber el tiempo de llegada del vehículo al origen y permitir la georeferenciación al ente regulador.

Schmuck: «Para evitar lo que los taxistas dicen que va a suceder, lo mejor es regular»