mundo

Todo lo que dejó la reunión entre Joe Biden y Vladimir Putin en Suiza

Los presidentes de Estados Unidos y Rusia se reunieron este miércoles en Ginebra. Dialogaron por casi cuatro horas y se hicieron importantes anuncios.


Los resultados más destacados del encuentro en la ciudad suiza de Ginebra entre los presidente Joe Biden y Vladimir Putin son, la coincidencia entre ambos de que se trató de una charla “productiva” y el inminente regreso de los respectivos embajadores a Washington y Moscú. Sin embargo, la conversación también incluyó algunas advertencias, quejas y reproches cruzados.

La primera cumbre para Biden entre las dos potencias y la quinta para Putin cerró con el anuncio central de una pronta normalización de las relaciones diplomáticas, a partir del regreso de los embajadores.

Para Putin la charla fue “constructiva” y para Biden el tono de la conversación fue “positivo”, según los adjetivos que eligieron en sus respectivas conferencias de prensa, por separado, que brindaron tras la reunión en la ginebrina Villa La Grange.

Los dos mandatarios se reunieron en total durante casi cuatro horas, primero en un encuentro más pequeño acompañados de sus cancilleres y luego en otro más grande al que se sumaron otros funcionarios, y que duró 65 minutos, según detalló la Casa Blanca.

La extensión del encuentro permitió algunas rispidices: "No fue un momento de paz y amor, en el que nos abrazamos, pero a ninguno de los dos le interesa una nueva Guerra Fría", dijo Biden, quien le reclamó a Putin por la situación del opositor Alexey Navalny. El ruso rechazó las acusaciones de Biden por el envenenamiento y encarcelamiento del líder opositor, dijo que éste sabía que iba a ser detenido en Rusia y que "buscó deliberadamente ser arrestado".

Sobre otro tema, Putin aclaró que “la preocupación de la parte estadounidense sobre una militarización del océano Ártico no tiene ningún fundamento".

El dato saliente, claro, es el retorno de embajadores y las relaciones, que habían quedado cortadas en medio de una fuerte crisis en los vínculos bilaterales. El representante ruso Anatoly Antonov fue llamado a consultas a Rusia hace unos tres meses después de que Biden dijera que estaba de acuerdo con la descripción de Putin como un "asesino" y su par estadounidense John Sullivan abandonó Moscú hace dos meses luego de que el Gobierno ruso le aconsejara regresar a Washington para consultas.

"En cuanto al regreso de los embajadores a sus lugares de trabajo, coincidimos en que este problema está resuelto; regresarán a los lugares de su servicio permanente", explicó Putin a los periodistas, según la agencia de noticias rusa Sputnik.

"Nuestra visión sobre muchos temas difiere, pero en mi opinión ambas partes demostraron el deseo de entenderse mutuamente y buscan maneras de acercarse", prosiguió.

A su turno, Biden afirmó que ni a él ni a su par ruso les interesa “una nueva Guerra Fría" y destacó que "no hubo amenazas" en la conversación, pero reconoció que existen "diferencias".

"No se trata de confiar en él (por Putin) o no: se trata de defender los intereses propios. Entonces veamos qué pasa. Como se suele decir: la prueba del postre está en probarlo", graficó el jefe de la Casa Blanca.

Con información de Télam

x
Paladini flotante