villa gobernador gálvez

Tenía pedido de captura por el asesinato de un remisero y lo detuvieron con un arma tumbera y plantas de marihuana

Se trata del supuesto asesino de Nicolás Borlese de 29 años. El crimen fue en el año 2013 en Espora al 100 bis. Le dieron un escopetazo en una pierna que atravesó la arteria femoral y causó una hemorragia fatal.


En la madrugada de este domingo fue detenido, junto con tres amigos, un joven que estaría vinculado con la muerte de Nicolás Brolese,  un remisero ultimado de un espoetazo la noche del 7 de cotubre de 2013.

La aprensión se dio en calle Uboldi al 1300 de dicha localidad, al sur de Rosario. La policía llegó al tras un llamado anónimo al 911, los sospechosos intentaron evadirse del control escondiéndose en un pasillo, pero fueron capturados minutos después dentro de una vivienda.

Luego de reducirlos, se les secuestró un dispositivo de fabricación casera, llamado comúnmente arma tumbera, dos cartuchos de escopeta calibre 16 y varias plantas de cannabis que se hallaban en una vivienda del pasillo donde reside uno de ellos. Los demás detenidos viven en la misma cuadra.

Tras averiguar sus datos filiatorios se supo que uno de ellos había estado involucrado en el crimen de un remesero en el año 2013. Se trata de un joven de 23 años llamado Joel G. Tanto él como a sus compañeros, se los acusó de tenencia ilegal de arma, violación al aislamiento obligatorio  y tenencia de estupefacientes.

A posterior se los trasladó a la Comisaría 26°. El caso por tenencia de arma y homicidio quedó en manos de Fiscalía de Flagrancia, mientras la tenencia de drogas, a cargo del Juzgado Federal N° 4 con injerencia del juez Bailaque.

Borlese fue herido en la calle, las manchas de sangre dejaron un surco frente al ingreso del club infantil Defensores de Central, una institución barrial pintada de azul y amarillo ubicada en Espora al 100 bis, de Villa Gobernador Gálvez. La calle desemboca en el río Paraná y está bordeada por la planta del frigorífico Paladini. El paisaje se completa con un racimo de casillas de chapa y material con zanjas a cielo abierto.

Brolese tenía 29 años y vivía en el pasaje Villegas al 6100, en Rosario. Trabajaba los fines de semana para una remisería sin habilitación municipal situada en la zona sur de la ciudad. El resto de los días, según contó su hermano Aldo, se ganaba la vida haciendo "changas" como albañil.

Lo último que supo antes del asesinato es que llevó a una mujer al hipermercado Libertad y a partir de ese momento perdieron contacto con él tanto la pasajera como sus compañeros de trabajo. "Como la mujer no lo vio cuando salió le mandó un mensaje de texto, pero él no le respondió. Tampoco respondió a los otros compañeros que intentaron comunicarse por Nextel",  había contado un familiar en ese momento.