opinión

Te doy un Concejo

Por Andrés Cánepa.


La puja por la presidencia del Concejo Municipal de Rosario está que arde. Es un análisis que recorre todos los bloques del órgano legislativo y piensan en lo macro. La continuidad de Alejandro Roselló o entregarle el mando a María Eugenia Schmuck y darle el poder total a Javkin, sería la disyuntiva, aunque aparecen actores de reparto que prometen dar pelea.

Roselló cerró dos años muy prolijos y no tiene observaciones de su gestión administrativa. El diálogo fue fluido y si hoy está en duda su continuidad es más por el plano interno de su armado que por lo que ve el resto de sus colegas. Cambiemos tiene 9 concejales y debería ser número puesto para seguir al frente del cuerpo, pero las ya conocidas riñas entre dos sectores hacen que el rodeo ajeno vea una puerta abierta para disputar el mando.

El actual presidente mostró la finalización de las obras del Palacio Vasallo, números con superávit y devolución de 10 y 11 millones de pesos en los dos años de trabajo respectivamente, y la conformidad de los bloques en el manejo de las políticas institucionales.

Mirá también

Cantaron bingo

Roy López Molina coquetea con presentar una candidata propia y por eso ve a Renata Ghilotti con buenos ojos, ya que se viene un Concejo con mayoría de mujeres y las competencias en los otros sectores también son femeninas. Pero la negociación con Roselló para sostener la presidencia para Cambiemos está abierta y no se descarta que pueda conseguir la unidad del macrismo. El ex candidato a intendente asegura que Ghilotti reúne más consenso “afuera y adentro” del propio bloque y por eso puede ser más competitiva.

Por otro lado, Schmuck cuenta con el aval del actual intendente electo Pablo Javkin y pica en punta para ser la nueva Presidenta. Hoy la puja más concreta es entre ella y Roselló, aunque ya venimos diciendo que puede haber sorpresas. La duda pasa por entregarle a Javkin también el manejo del Concejo, teniendo en cuenta que ya tiene el Municipio y el sector del radicalismo que co gobernará Rosario también ostenta la administración de la Universidad Nacional de Rosario (UNR).

Y en el intento de equilibrar el poder real de la ciudad, los sectores del peronismo y la izquierda no ven con malos ojos darle continuidad a Roselló. Pero, si no consigue el aval de las 9 bancas propias, el PJ no ve con malos ojos postular a un edil y ver si la moneda cae para su lado.

Eduardo Toniolli dice no ser candidato, pero se prueba el traje por las dudas. Si Schmuck no recibe el acuerdo del socialismo y del peronismo no llega con los porotos necesarios para ser electa, y si Roselló no tiene el pleno de su bancada tampoco le dan. Y ahí se empezará a tejer una salida por la tangente, donde aparecen las chances, remotas tal vez, del perfil del Presidente del PJ rosarino.

La especulación pasa por los 6 votos que tiene bajo el ala el actual presidente: si a él no le alcanza, ¿a dónde van? Y se especula con que el receptor podría ser Toniolli para repartir el poder y conformar una oposición legislativa fuerte a Javkin en el Concejo.