OPINIÓN

Surfeando la segunda ola

Por Andrés Cánepa.


Por Andrés Cánepa.

La llegada de la segunda ola viene de la mano de las definiciones políticas en los Frentes electorales. Se debaten entre candidaturas y medidas para frenar el avance del COVID-19. Por qué el año de los comicios puede incidir en las decisiones y el futuro de los referentes locales.

La postergación de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias propuesta por el Frente de Todos a nivel nacional fue rechazada por la oposición. Sin embargo, las lecturas son políticas y no sanitarias. El gobierno quiere llegar mejor parado al sufragio de las intermedias, mientras que sus adversarios buscan que llegue el momento con el COVID azotando la economía y a la sociedad civil.

Desde la Casa Rosada primó la lógica de Máximo Kirchner, que hace un tiempo venía con la idea de cancelar las internas, y dada la relación de poder que no le permitía lograr el cometido, solicitó esta prórroga al calendario de la Cámara Nacional Electoral que prevé que los argentinos votemos en agosto y en octubre.

Sin embargo, toda esta discusión política y legislativa se está dando con la llegada de la segunda ola, la posibilidad de anuncios para el AMBA y para el resto del país. No sabemos cómo nos va a encontrar el mes de agosto, ya que en el hemisferio norte hemos visto hasta la llegada de un tercer pico de contagios. Por eso las especulaciones son meras lecturas sobre un futuro incierto en materia sanitaria.

En la provincia de Santa Fe el Frente de Todos tiene bastante encaminado el tema candidaturas. Hay algunos perfiles a definir, pero Roberto Mirabella es número puesto para ser quien encabece la lista de senadores y hay dos o tres nombres para encabezar diputados, aunque cierra la lista con un casillero por cada sector.

En el Frente Progresista las cosas no están tan claras. Miguel Lifschitz va a ser candidato a senador, aunque aún no hay confirmación oficial. Pero las negociaciones con el intendente Pablo Javkin, son complejas porque el socialismo no está acostumbrado a acompañar en el espacio. Siempre lo condujo, y ahora tiene que sentarse con el mandamás rosarino a definir concejales, diputados y senadores. Si el acuerdo es amplio entre los líderes del progresismo, hasta puede haber lista de unidad en Rosario.

El socialismo pensaba en Verónica Irizar como su candidata a concejala nuevamente, pero si logran una síntesis entre Javkin y Lifschitz, es probable que la ex Secretaria de Hacienda pueda ser parte de la lista de diputados nacionales. En ese caso, el intendente local busca un nombre de la gestión que lleva adelante, y hasta puede ser el de una mujer de las segundas líneas. No hay nada cerrado pero hay muchos canales de diálogos abiertos.

En Juntos por el Cambio hay ruido porque Federico Angelini ya mostró su intención de ser senador nacional, pero ahora también Julián Galdeano, de la UCR, también se subió al barco de la Cámara alta nacional. Y en ese sentido se puede dar una disputa interna, o tal vez están jugando al juego de la soga para negociar las candidaturas locales y la de la lista de diputados nacionales. También el sector de Carrió no quiere perder terreno, y hasta Roy se anima a disputar un espacio en lo provincial. Restan definiciones y el panorama es espeso.

Suena extemporáneo hablar de negociaciones políticas en épocas en los que oscilamos entre la vida y la muerte en la llegada de la segunda ola y los referentes quieren surfearla. Pero es una agenda paralela que ocurre, que tiene su espacio en las reuniones dirigenciales fuera de agenda oficial, y el horno se va calentando para la rosca.

x
Paladini flotante