OPINIÓN

Surfeando el cambio


A la ola hay dos formas de enfrentarla: o la barrenás, o la chocas de frente y te tumba. Mauricio Macri recibió un espaldarazo fuerte en las intermedias de su primer gobierno que le permitirá avanzar en las reformas que tiene pensado realizar.

La derrota de Cristina Fernández de Kirchner caló hondo en la militancia de Unidad Ciudadana, aunque la referente sólo describió la situación como un “no nos alcanza” y con un breve discurso cerró las persianas, cerca de la medianoche.

El nivel de belicosidad en el discurso del kirchnerismo bajó hace rato desde los dirigentes, pero no así desde las bases que insisten en plantarse en cada charla de café para continuar con una disputa retórica que hace ensanchar cada día un poco más la grieta. Y Cambiemos aporta lo suyo para que eso suceda. Se necesitan y se retroalimentan cada día un poco más.

El socialismo sigue hundido en ese esquema y las fuerzas menores tampoco logran escaparle al discurso hegemónico de una elección dual. El bipartidismo se terminó en Argentina hace 3 décadas, pero la futbolización de la política lleva al país al cara o cruz.

Los números hablaron

Cambiemos ganó la provincia de Santa Fe de manera holgada –le sirvió para catapultar a 5 diputados al Congreso- y la ciudad de Rosario con un margen aún mayor. Nicky Cantard se coronó a pesar de su nivel de desconocimiento y Roy López Molina se consolidó como el candidato a quedarse con el Palacio de los Leones en el 2019 con una cosecha de más de 190 mil votos.

El Frente Justicialista se instaló como la segunda fuerza local y provincial. En Rosario Roberto Sukerman logró promover a 3 concejales, mientras que en Santa Fe Agustín Rossi consiguió el apoyo del 25 por ciento de los sufragantes para que el peronismo vaya a la Cámara baja con 3 diputados.

El Frente Progresista tuvo dos imágenes distintas. En las elecciones provinciales Luis Contigiani creció poco -3 puntos- y logró un solo escaño. Mientras que Pablo Javkin duplicó sus votos de las Primarias y pudo festejar, a pesar del tercer puesto, por los 3 ediles que van a ir a defender al gobierno de Mónica Fein al Palacio Vasallo.

La única fuerza alternativa a los 3 grandes frentes en provincia y ciudad de Rosario que logró colocar a un legislador en algún cuerpo fue Ciudad Futura, que logró instalar a Eduardo Trasante con 50 mil votos e ingresar como concejal. La grieta entre Cambiemos y Unidad Ciudadana no solo le pegó duro al socialismo sino también a todas las fuerzas menores que no pudieron sacar la cabeza en medio de la marea.

El análisis con los números calentitos nos hablan de una antesala de lo que será el 2019, aunque tanto Lifschitz como Rossi abrieron una puerta desde el discurso para el diálogo, para construir una fuerza unificada en contra de Cambiemos. Un golpe de efecto o será número puesto.

x
Paladini flotante