OPINIÓN

Sin luces

Por Andrés Cánepa.


Por Andrés Cánepa

Queda poco más de una semana para el cierre de campaña y los candidatos vienen volando bajito. El cansancio del electorado después de las PASO y el clima de violencia en Rosario hicieron que no haya destacados en una carrera hacia las bancas legislativas locales y nacionales. Confrontación sin ideas, y mensajes edulcorados, una constante.

Después del resultado en las internas uno creía que podía haber una contienda atractiva de cara a noviembre. La necesidad del gobierno provincial de levantar el resultado anticipaba movimiento en el avispero y la apuesta de Juntos por el Cambio por conseguir bancas fundamentales para generar cambios estructurales ahora y en 2023- si le toca volver a gobernar- prometían mucho más de lo que fue el recorrido hasta hoy.

Tal vez, el no arriesgar demás por parte de Carolina Losada hizo que su campaña esté centralizada en mostrarse con dirigentes nacionales referentes del espacio y notas aisladas en medios para el sostenimiento. La gran encuesta fue en las Primarias y eso, según creen, hará que se amplíe el resultado electoral apostando a que los que no fueron a votar se inclinen por esa opción el próximo 14. En ese sentido, la periodista tiene todas las de ganar, aunque, como dijo en alguna ocasión en una nota en Mitre Rosario, “los goles no se gritan antes”.

La agenda del peronismo ha quedado atada a una lógica gubernamental más que de campaña. El Frente de Todos sintió el doble golpe y pocos se pusieron al frente de la remontada. Un revés fue el resultado en las urnas: perdió el peronismo en prácticamente todos los departamentos y por ahora nadie se hizo cargo. Y por otro lado, las rencillas internas dejaron heridos y las actividades de Marcelo Lewandowski no tuvieron un hilo conductor. El “Gallego” tiene su fortaleza en el contacto humano y en los barrios, pero no alcanza con su empatía y cercanía para recuperar los votos que necesita. Además, las actividades oficiales lo han tenido como un actor secundario.

Como en el box, el PJ sintió la derrota en las urnas, en el armado provincial y en las vicisitudes de la gestión en medio de una crisis de seguridad extrema. El crimen de Joaquín Pérez, el arquitecto de Arroyito asesinado en ocasión de robo de 3 balazos, y la posterior marcha a la que asistió el gobernador en la cual sufrió la reprimenda de los asistentes, lo sacó de la cancha en la agenda rosarina. La llegada de fuerzas federales fueron, por el momento, solo un anuncio y los homicidios siguen cometiéndose en un año que parece que llegaremos a un nuevo récord. Eso, sin dudas, hace mella en la base electoral.

En ese contexto de polarización, el Frente Amplio Progresista está intentando levantar el perfil y hacerse visible, aunque con poca suerte por ahora. Va por la experiencia de Mónica Fein y Clara García, mostrándose en la campaña como la opción seria, comprometida y con contenido vinculado a lo social, al medioambiente y a la pertenencia santafesina.

Sin embargo, sabemos que la grieta se ha llevado puesto cualquier tipo de tercera opción en las intermedias, por lo cual hoy la apuesta del espacio es que entre Fein como una de los 9 diputados que se renuevan, y sueñan con un segundo escaño si se da la levantada respecto a las PASO que esperan en las urnas.

Si analizamos en frío lo sucedido desde las internas hasta hoy, todo indica que los resultados serán similares en términos porcentuales. Pero siempre hay que esperar el conteo para ratificar la expresión popular. Hasta acá, ha sido chata la disputa y las chispas que se esperaban no han llegado. La ausencia de propuestas también fue una gran deuda de los espacios políticos y queda poco tiempo para encender las luces.

x
Paladini flotante