24°
martes 27 de febrero del 2024

Polémica por la compra millonaria de pan dulce: desde el municipio le respondieron a Cambiemos

Germana Figueroa Casas, concejala de Cambiemos, realizó un pedido de informe a la Municipalidad por la compra que realizó la Dirección General de Gestión Territorial de 340 mil budines y panes dulces para los festejos de fin de año y que significó un desembolso de 10 millones de pesos.

Ante la polémica que surgió, Laura Capilla, secretaria de Desarrollo Social del municipio, habló con Rosario Nuestro y explicó los motivos de los gastos y en qué condiciones se hicieron: «Es una inversión que hacemos todos los años, que tiene que ver con lo que es la canasta de fin de año para poder acompañar a las familias más vulnerables de la ciudad, familias que se asisten durante todo el año con comedores y copas de leche y con las instituciones barriales que trabajamos en el municipio».

«Todos los años hacemos un bolsón de navidad para que las familias puedan tener en su mesa un pan dulce y un budín en el marco de las fiestas. Estamos hablando de un pan dulce que se pagó 41 pesos y un budín de 10 pesos, no sé que es lo que llama la atención de los números», arremetió.

Una millonaria compra de budines levantó sospechas contra el municipio

La socialista detalló que la compra se realizó en el marco de un proceso licitatorio, adjudicados a la empresa NOMEROBO S.A, los panes dulces, y a Pampa Global Trade S.A, los budines: «Compramos 170 mil pan dulces y otros 170 mil budines. Toda la compra que se hizo es un proceso licitatorio, que está controlado por un tribunal de cuentas que es público, y que está en la web en todo el proceso, no se hizo ninguna observación administrativa, por eso se logra hacer la compra».

Con respecto a la entrega de la mercadería, otro de los puntos que puso en duda Figueroa Casas, Capilla expresó: «Se hizo como todos los años a las familias de los barrios a través de las organizaciones sociales, de los comedores comunitarios y de las copas de leche y de algunas instituciones vecinales que tienen trabajos con niños y jóvenes, también algunos clubes».

«Este año compramos unos 20 mil pan dulces y budines más por el aumento de la población que asiste a esta instituciones, por la situación económica y social que estamos viviendo, son cada vez más las familias que en Rosario asisten a comedores y copas de leche», dijo en referencia al aumento en la cantidad de productos adquiridos.

Figueroa Casas, solicita que la Municipalidad informe la razón por la que la licitación no se hizo fraccionada de acuerdo a la ordenanza 7602/03 para permitir a pymes y cooperativas de trabajo locales participar.

Ante el cuestionamiento de la edila del PRO, la secretaria de Desarrollo Social del municipio, respondió: «Se hicieron dos licitaciones públicas, en donde se presentaron distintos proveedores. En la de budín es un proveedor de Rosario y en la de pan dulce es de Buenos Aires. Nosotros siempre priorizamos la compra local, en la de pan dulce se presentaron otros dos proveedores pero nos manifestaron que no llegaban a producir la cantidad que necesitábamos, por eso se acudió a Buenos Aires por los tiempos que teníamos en la compra».

«Nosotros somos un gobierno que no tiene ningún hecho de corrupción en estas cuestiones. Siempre priorizamos la compra local y no tenemos nada para ocultar», añadió.

Capilla planteó que los cuestionamientos deberían ser enfocados en otro lado: «Me preocupa que pongan en duda si le dimos un pan dulce o no en Rosario cuando la gente realmente está pasando por situaciones económicas y sociales graves por las políticas nacionales que se están tomando».

«Algunos concejales deberían estar preocupados en buscar políticas para mejorar la vida de lo que la están pasando mal. Si tienen alguna duda no tenemos ningún problema de aclarar lo que creamos conveniente», concluyó.