declaraciones explosivas

Ortigoza aseguró que “Cocca es una mala persona” y contó que un dirigente de Central le pidió que fueran para atrás

El ex jugador canalla contó cómo fue la particular situación: "Me golpearon la puerta de la habitación y me dijeron que no ganarábamos".


Como era de esperarse, al momento que Néstor Ortigoza ya no perteneciera a Central iba a dejar bien en claro todo lo que fue insinuando en la última parte de su estadía en Arroyito en torno a su muy mala relación con Diego Cocca. En diálogo con Clarín, no solo tildó de "mala persona" al entrenador sino que redobló la apuesta y contó que un dirigente canalla, "el ancho de espadas", le pidió que vayan para atrás en un partido.

Durante algunas entrevistas que dio el año pasado cuando le preguntaban cuál era el peor técnico que había tenido, aseguró que eso lo tenía definido y se refirió a Omar Asad, pero que otro lo había desbancado en el último tiempo. Sin mencionarlo, claramente hacía mención al actual DT auriazul. Ahora, ya sin una responsabilidad contractual que lo una al club, no tuvo pelos en la lengua para decir todo lo que antes debía callar.

“Cocca es un mentiroso y una mala persona. No es un mal técnico eh, es una mala persona. Cocca y su preparador físico, Javier Bustos, son dos malas personas. Y con eso no hay vueltas. Vos podés dejar en el banco a un jugador, tener tu estilo de juego, lo que quieras, pero ellos son malas personas”, disparó Ortigoza y añadió: "Es un falso el técnico, un mentiroso, una mala persona".

Al respecto del profe Bustos, el futbolista nacionalizado paraguayo contó una peculiar anécdota: "Un día de invierno, pero invierno mal, estábamos entrenándonos en Arroyo Seco y me toca hacer una conferencia de prensa. Al equipo le iba mal y nos estaban matando de todos lados. Estoy yendo a la sala de conferencia y veo al profesor Bustos agarrar el bidón de café, esos azules grandotes, que iba a poner para los periodistas. Lo abrió y le empezó a tirar agua fría: “Para que aprendan, estos”, dijo. Eso no se hace, papá y se lo dije".

Le preguntaron si le habían ofrecido plata para jugar incentivado y admitió: "Para ir para adelante si, y para ir para atrás, también. Es bravo eso". A continuación, se despachó con otra historia vivida en Central: "Me golperon la puerta de la habitación y me dijeron que no ganáramos. Fue un dirigente y me dijo que no había que ganar porque todos nos jugábamos muchas cosas. Y era el ancho de espadas el que vino; no me vino a hablar un cuatro de copas eh".

Sobre cómo reaccionó frente a este pedido, Ortigoza afirmó: "Le dije: “Me parece que te equivocaste conmigo. O te tengo que pegar o te das media vuelta y te vas". Y ahí bajó un cambio. Me dijo:"No, vos me entendiste mal". Yo entendí perfecto lo quería, pero no soy así. Y yo ya era Ortigoza, yo ya había salido campeón de la Libertadores, ya había jugado el Mundial, había salido campeón de la Copa Argentina".

"Pero salí de hablar con el dirigente y junté a mis compañeros y les dije: “Pasó esto, esto y esto”. Jugamos y metí un gol de penal. Después perdimos 2-1 y se armó un quilombo bárbaro", completó la anécdota el volante, que hizo una clara referencia al último partido de la Superliga 2018/19 ante Independiente en el Gigante, en el cual Central se puso en ventaja con su tanto desde los doce pasos (único en su paso por el club) y la visita lo dio vuelta con goles de Pablo Pérez y Martín Benítez.