OPINIÓN

No tan Juntos por el Cambio

Por Andrés Cánepa.


Por Andrés Cánepa

Finalmente la Cámara Nacional Electoral decidió que Martín Rosúa no pueda ir pegado en la boleta con el Presidente Mauricio Macri y así quedó resuelto que la lista que encabeza Federico Angelini sea la única lista oficial de diputados nacionales que pueda acompañarlo. Hay bronca desde el sector de la UCR, aunque ya no hay marcha atrás. Reuniones y rosca de fondo, entre otras cosas, en un proceso que dejará heridos.

El cierre de listas fue caótico. El sector encabezado por Julián Galdeano, Presidente de la Unión Cívica Radical de la provincia, tenía acordado el segundo y el cuarto puesto de la lista oficial. Sin embargo, con el correr de las horas, una candidata de la Coalición Cívica de Elisa Carrió se consolidó cuarta en ese armado y las directivas llegaban desde Capital Federal.

Mirá también

Alberto Presidente

“Acá está todo bien, los que se están matando son Cornejo y Peña”, nos decían las dos voces desde Santa Fe. Y así fue. No cerró el acuerdo nacional completo y se presentó una lista por fuera de la “oficial”. A último momento decidieron que Martín Rosúa encabece una boleta a diputado nacional y se conforme con referentes de toda la provincia del radicalismo del MAR.

Sin embargo, la lista de Angelini también contiene a sectores de la UCR de José Corral, intendente de Santa Fe y ex Presidente del comité de la UCR Nacional. Y ahí surje la polémica: horas antes del fallo que resolvió que Rosúa no pueda acompañar a Macri en boleta larga, el dirigente de la capital provincial se reunió con la Cámara Nacional Electoral.

Según Corral fue “una reunión de trabajo para coronar el posicionamiento de Santa Fe como una ciudad de eventos” en el marco de la cumbre de presidentes del Mercosur que se desarrolla en dicha localidad. Sin embargo, desde el sector de Rosúa denuncian que en ese cónclave se decidió lo que se conoció poco tiempo después: que sea solo la lista de Angelini la que acompañe al presidente de la Nación en las próximas PASO nacionales.

Angelini y Galdeano trabajaron codo a codo en la campaña provincial, y supieron ser grandes socios políticos en el armado político y territorial. Inclusive, el acuerdo del 1-3 y 2-4 data desde el cierre de listas provincial, cuando el presidente del PRO decidió no jugar en las provinciales esperando su turno para la diputación nacional. El conflicto se generó en Casa Rosada, es cierto, pero aquel ruido no pudo resolverse y terminaron en la justicia.

Rosúa ya contaba con un fallo en primera instancia del Juez Federal Rodríguez, y mandó a imprimir las boletas. En el cuarto oscuro no estarán, y deberán enviar a impresión las nuevas boletas cortas de diputados nacionales solamente. Según el mismo dirigente radical, ya habían enviado las boletas con Macri a cada una de las casas de los santafesinos con un servicio puerta a puerta, pero tras la decisión de la Cámara quedó claro que no podrán participar con las mismas de la contienda electoral en próximo 11 de agosto.

No habrá PASO en Santa Fe con boleta larga en ninguna fuerza política, sí podrá competir solo Rosúa con boleta corta en inferioridad de condiciones en Juntos por el Cambio. Es hora de empezar a pensar que las primarias le han quitado fortaleza y decisión a los partidos políticos y la reforma electoral tiene que llegar pronto.