final feliz

Luego de 28 horas de trabajo, liberaron a la ballena encallada en Mar del Tuyú

Intervinieron rescatistas de la Fundación Mundo Marino junto a miembros de Prefectura, Defensa Civil y Guardavidas.

Redacción Rosario Nuestro

lunes 1 de octubre, 2018

La ballena jorobada encallada en la costa de Mar del Tuyú finalmente fue liberada tras un intenso trabajo de 28 horas llevado adelante por parte del grupo conformado por al menos 30 rescatistas pertenecientes a la Fundación Mundo Marino, Prefectura Naval, Partido de la Costa, Defensa Civil, Guardavidas y voluntarios.

El rescate empezó luego de que vecinos de la ciudad balnearia informaran a las autoridades sobre la situación del cetáceo, de aproximadamente siete toneladas de peso. Las tareas empezaron en las primeras horas de la mañana de este sábado y culminaron este mediodía.

Los momentos finales del rescate

“Cuando llegamos el sábado a las 9.30 de la mañana la ballena estaba varada en la orilla. Hicimos intentos para reflotarla empujándola hacia el agua, pero no tuvimos éxito. Luego, la Municipalidad trajo una retroexcavadora para levantar al animal con una camilla y moverla. Con mucho esfuerzo logramos que quede mirando hacia el mar y con la cantidad de agua suficiente para que pudiera flotar, pero si bien la ballena flotó, no reaccionó cuando tuvo la oportunidad de nadar ya que no movió sus aletas pectorales ni la cola. El mismo oleaje la volvió a sacar a la orilla.

No tenía la fuerza para impulsarse y salir”, explicó Karina Álvarez, bióloga y responsable de Conservación de la Fundación Mundo Marino, una de las profesionales que estuvo presente durante todo el operativo.

Rescatistas de Mundo Marino ayudando al animal.

Al anochecer y debido a que los protocolos de seguridad establecen que los rescatistas no deben permanecer en el mar si no hay visibilidad, montaron una guardia que se quedó en la costa junto a la ballena.

Si bien el tiempo jugaba en contra, se apeló a una última estrategia: el equipo logró ubicar las cinchas debajo del animal para que la retroexcavadora pudiese moverlo a un lugar del mar con mayor profundidad. Después se sumó una embarcación que logró desplazar al cetáceo aguas adentro donde recuperó sus fuerzas y logró nadar por sus propios medios ante la emoción de los rescatistas.

Comentarios