Los factores que afectan la pérdida de peso

Algunas falsas creencias como no cumplir con las acciones necesarias para llegar al objetivo pueden incidir en los resultados. En esta nota te contamos cuáles son.

Por Gimena Rubolino

jueves 22 de noviembre, 2018

Si bien existen muchos profesionales de nutrición que brindan distintos consejos a sus pacientes, la teoría de las seis comidas diarias está perdiendo fuerza y la mayoría coinciden en que lo que prevalece es el déficit calórico: es decir, para bajar de peso tienen  que gastarse más calorías de las que se consumen.

Si realizamos seis comidas diarias y no cumplimos con este principio no sirve de nada, lo que importa es el número final.

Existen algunas falsas creencias en relación a la alimentación que también pueden favorecer la restricción y jugarnos una mala pasada a la hora de obtener resultados.

La licenciada en Nutrición y especialista en suplementación deportiva Ana Sofía Alcaraz explica algunas de las que comúnmente escucha en su consultorio:

  1. No a los carbohidratos. Especialistas en nutrición recomiendan incluirlos en cantidades moderadas en función de las actividades de cada persona.
  2. La fruta después de las 6 engorda. La sensibilidad a la insulina disminuye a medida que pasa el día por eso se dice que es preferible cenar proteína y vegetales, por ejemplo. Esto depende de cada persona pero una manzana tiene las mismas calorías a la mañana o a la noche.
  3. La proteína en polvo te agranda. Este es otro mito. La proteína en polvo es como el pollo o la carne pero sin grasa. Sin embargo, no todos necesitan recurrir a estos suplementos.
  4. La banana engorda. Son frutas de moderado índice glucémico y en las porciones adecuadas entran sin problemas en un plan de alimentación.
  5. No existen productos milagrosos para perder peso. Los cambios drásticos terminan en rebote o incluso provocan que ganemos mayor peso.

¿Y los factores que afectan el progreso?

Ana María Alcaraz afirma que “pueden ser varios y a veces no nos damos cuenta”.

Por ejemplo la falta de descanso. “Cuando dormimos miles de procesos se llevan a cabo, muchas veces lo dejamos de lado y tiene tanto peso como la alimentación y el ejercicio”.

A continuación otros factores bastante habituales:

Entrenarse y premiarse. Cualquiera puede entrenar una o dos horas pero cuidar lo que se come el resto del día es el verdadero reto.

Estrés. Puede elevar niveles de cortisol que vuelve la pérdida de grasa un proceso más complicado.

Alcohol. Aporta muchas calorías vacías que no contribuyen al descenso de peso sino que al contrario.

Atención con el Cheat weekend. No sirve de nada cumplir con el plan toda la semana si el fin de semana vamos a comernos todo lo que esté a nuestro alcance. A veces es preferible darse algún gusto en la semana y seguir con el plan de alimentación habitual. La clave es el balance.

Moderar el consumo de alimentos energéticos. Es importante controlar las porciones de alimentos saludables pero con altas calorías como la palta, frutos secos, mantequilla de maní, entre otros.

Comentarios