ataque al jefe de la Federal

Fiscales descartan el móvil “pasional” y aseguran que hubo un enfrentamiento con terceros

El fiscal Matías Edery confirmó la presencia de una camioneta en el lugar del hecho y explicó que el comisario ingresó al auto para defenderse.


El fiscal Matías Edery dialogó este viernes por la tarde con la prensa y confirmó que descarta la hipótesis del robo y las versiones del móvil “pasional” que rondaban tras el ataque al jefe de la Policía Federal de la Provincia de Santa Fe, Mariano Valdés en la autopista Rosario Buenos Aires el lunes 9 de septiembre.

“Por los testimonios que recogimos con posterioridad y la pericia sobre la trayectoria de los disparos, nos permiten descartar  la teoría del robo indicada por Valdés, y lo que está descartado también,  es la cuestión pasional entre los ocupantes del vehículo”, aseguró el fiscal del caso, Matías Edery.

Y detalló: “La pericia y los testimonios que se fueron recabando, nos permiten ubicar la historia con posterioridad, atrás del auto, no al costado. De acuerdo a la investigación, el comisario se habría bajado del auto, habría tenido un encuentro con personas que conocía. Primero hubo una charla y luego un enfrentamiento que termina con él herido”.

A raíz de de estos sucesos, se produjo un allanamiento vinculado al jefe policial quien fue detenido este mediodía en la ciudad de Santa Fe por incumplimiento en sus deberes como funcionario público. Junto con él quedó demorado el subcomisario Alberto Bellagio.

Tras conocerse la noticia del ataque, surgieron muchas hipótesis de los hechos La primera, se trataba de un robo, aunque los investigadores lo descartaron rápidamente. En medio de las investigaciones y más cerca de la versión de un ataque perpetrado por desconocidos y con tintes mafiosos, comenzó a deslizarse la posibilidad de un enfrentamiento del tipo “pasional” con la oficial Roxana  González que  acompañaba en el vehículo al jefe policial.