RADIO MITRE ROSARIO

En Argentina sólo uno de cada dos trabajadores llega a los 65 años con los aportes previsionales


Desde que Argentina tomó la deuda con el FMI, las condiciones fueron cada vez mayores. Entre ellos esta la idea de aumentar la edad jubilatoria y reducir el monto de las jubilaciones.

En un documento técnico formulado por el organismo, argumenta que, “para lidiar con los costos del envejecimiento, muchos países implementaron significativas reformas de los sistemas previsionales en los últimos años.

Si bien la expectativa de vida se ha alargado este último tiempo en todo el mundo, los especialistas aseguran que Argentina “se encuentra en una situación diferente a los países de Europa donde el FMI hace sus principales comparaciones.

En ese sentido, la abogada previsional, Andrea Falcone afirmó en dialogo con Radio Mitre Rosario  que, “Argentina no es tan relevante como para encarar una reforma de la edad jubilatoria” ya que, en el país, si una persona trabajó toda la vida y se pudo jubilar con todos los aportes, “es un afortunado”.  Y argumentó la abogada: “Solo uno de cada dos llega los 65 con los aportes hechos”.

Por otro lado, Falcone se refirió al caso de las mujeres trabajadores y recordó que, el 23 de julio finaliza la moratoria previsional por lo cual, “las mujeres necesariamente van a tener que seguir trabajando hasta los 65 años porque sólo el 14% llega a los 60 años con los 30 años de aporte y si sólo el 14% llega a los aportes, van a tener que pedir una pensión no contributiva a la vejez”, explicó Falcone.

Y remarcó: “El que no conoce la diferencia piensa que, si la mujer se jubila a los 60 y el hombre a los 65, piensa que tiene que ver con una cuestión de debilidad física, pero la realidad tiene que ver con que a la mujer le cuesta más trabajar en blanco, hay una mayor taza de informalidad, tenemos interrupciones como es la maternidad y que en términos generales nos cuesta mas conseguir trabajo”.

En tanto, la abogada explicó que, en Argentina hay un déficit del 20% -sacando lo que no es contributivo- entre los aportes de los trabajadores activos y las personas que cobran jubilaciones y pensiones.

“Estamos siempre pensando si el sistema es sustentable y si alcanza para poder pagar las jubilaciones que hay que pagar. Pero habría que arrancar en el sentido opuesto y determinar cuál es la prestación y a quiénes queremos llegar con la jubilación y después podemos ver como lo financiamos. En Argentina tenemos cuatro de cada diez  trabajadores, en negro. Ningún país de Europa tiene un 40 por ciento de trabajo informal”, concluyó.