RADIO MITRE ROSARIO

El recuerdo de un amigo íntimo de Eduardo Trasante: "Era un hombre que tenía una fe inquebrantable"

El padre Daniel Siñeriz se refirió al asesinato del ex concejal y dejó una reflexión sobre la violencia en Rosario: "Uno trata de medir cómo va el partido entre el bien y el mal y da la sensación que nos están goleando".


El ex concejal Eduardo Trasante fue brutalmente asesinado en la tarde de este martes en su casa tras un ataque a balazos por dos sicarios. El ex edil y pastor era una de las víctimas del Triple Crimen en Villa Moreno; además, había embanderado en más de una ocasión su lucha contra la violencia, luego de que su vida quede marcada a fuego por la inseguridad: dos de sus hijos perdieron la vida en diferentes crímenes.

El padre Daniel Siñeriz, amigo de Trasante, se lamentó lo sucedido y expresó que “todavía sigue el impacto, es algo muy conmovedor, porque tiene todo un camino de la cruz muy duro este hombre”.

En diálogo con Eduardo Conforti en El Diario de Mañana en Radio Mitre Rosario, el padre recordó los últimos años de Trasante: “La madre de sus hijos murió de tristeza cuando murió el segundo de ellos, se le bajaron las defensas, a pesar de que se había recuperado bien del tumor". El pastor y ex concejal asesinado había perdido en 2012 a su hijo Jeremías, de 17 años. Fue asesinado de un disparo en el abdomen. En 2014, Jairo, también hijo de la víctima de 53 años, fue asesinado tras recibir dos disparos en una pelea en un bar.

Perdió tres personas queridas, muy cercanas”, dijo Siñeriz, pero a pesar de eso “se había recuperado muy bien, era un hombre que siempre tuvo una fe inquebrantable, a mi me impactaba muchísimo la fe de Eduardo. Estuve compartiendo con él todas las marchas que se hicieron después del Triple Crimen, toda esa lucha que hubo por justicia que fue impresionante, y después también cuando mataron al segundo hijo. Ahí tuvimos mas de cerca, compartiendo muchos momentos de mucha oración”.

Además, recordó cuando a Eduardo le decían “que se vaya, esto no da para más”, y el ex edil respondía: “Yo me quedo, porque esta ciudad tiene que recuperar su paz”.

“Hacía trabajos pastorales en la cárcel. Inclusive allí mismo el atendió a uno de los asesinos de su hijo, lo atendió en el sentido espiritual, de acompañarlo en un camino de fe, no es que solamente le dio un abrazo”, mencionó el amigo de Trasante.

En tanto, dejó en claro que en “ningún momento me dijo que había recibido amenazas. Yo no sabia nada” y aseguró: “No lo escuche nunca decir que estaba en peligro. Es totalmente desconcertante, muy impactante, es impresionante, uno trata de medir hasta que punto va ese partido entre el bien y el mal y te da esa sensación de que te están goleando. Esto es así. La violencia no la pueden parar. Están jugados por los intereses económicos, el trafico de droga, cualquier negocio que se trate”.

Por último, invitó a “seguir la consigna que Eduardo nos dejó: esta ciudad tiene que recuperar la paz y nosotros en este momento somos responsables de todo eso”.

x
Paladini flotante