opinión

De comisario coimero a calumniador: la historia de Claudio Lentini, detenido por difamar vía Twitter

Por José Luis Juárez


Por José Luis Juárez

El ex comisario Claudio Lentini, quien fue noticia nacional allá por Julio de 2011 cuando estando a cargo de la Seccional 32da de barrio Godoy coimeó a un camionero cordobés, a quien le habían robado el camión y apareció en esa jurisdicción pidiéndole una suma de dinero para recuperarlo, volvió a acaparar la primera plana de medios locales en las últimas horas.

En aquella oportunidad el camionero lo filmó a través de una cámara oculta y el video fue difundido por un canal de televisión de la ciudad de Córdoba, haciendo público a nivel nacional el accionar de Lentini, que fue detenido y sometido a proceso, condenado a una pena en suspenso pero exonerado de la fuerza.

En los últimos años comenzaron a surgir cuentas de Twitter con distintas identidades: Susana Steward, Susana Altamirano, Rosario Insegura y últimamente, Vení que te atiendo, donde quien se hacia llamar “La Su”, difamaba con informaciones falsas sobre periodistas (me incluyo) mayormente los que trabajaban la información policial, conductores de radio y televisión, espectáculos, políticos e inclusive miembros del Poder Judicial.

Ante una amenaza a uno de los fiscales actuales del Ministerio Público de la Acusación (MPA) se inició una investigación sobre dichas cuentas que funcionaban de forma coordinada, estableciendo que todas eran manejadas por la misma persona, Claudio Rubén Lentini, el comisario condenado por coimero en 2011.

Por ese motivo el fiscal de la Unidad de Investigación y Juicio Mariano Ríos solicitó una orden de allanamiento para el domicilio del exomisario en Paraguay 2550, la cual fue otorgada por el Juez Florentino Malaponte y ejecutada por efectivos de la Tropa de Operaciones Especiales (TOE).

En el domicilio se hallaron 6 telefonos celulares y tablets que funcionaban con las cuentas mencionadas, municiones de diferentes calibres y más de 200.000 pesos. Pero, quizás lo más llamativo fue el hallazgo de cuadernos con anotaciones de su puño y letra donde figuraban nombres de periodistas y miembros del poder judicial, entre los que se destacaba la actual fiscal Regional, María Eugenia Iribarren.

El Comisario fue detenido y puesto a disposición de la Justicia. Pero, ¿quién era Lentini?

El hombre ingresó a la fuerza en 1982 haciendo el curso de Oficiales en la vieja Escuela de Cadetes de calle Alem 2015 (hoy ISEP ). Por su particular rostro, con nariz en punta y orejas prominentes,  recibió el apodo de Mosquito. Durante los 2 años de curso sufrió de bullying. Era víctima de cargadas por parte de 150 compañeros de curso que a toda hora del día le hacían bromas, algunas de las cuales fueron de menor a mayor, ocasionando que los oficiales instructores de la escuela debieran sacarlo de la cuadra-dormitorio y terminara su curso durmiendo en las oficinas de dichos oficiales.

Una vez recibido, su actuación policial fue mediocre. Nunca tuvo buen desempeño, a tal que se vio envuelto en causas penales por el mal proceder y también por coimas- Eso provocó que no lograra ascender en tiempo y forma por sus procesos abiertos, mientras que sus pares sí lo hacían: progresaban en sus carreras, algunos devinieron famosos.

En su vida privada, Lentini contrajo matrimonio con una mujer alternadora sexual, llamada Susana -nombre de pila con el cual puso algunas de sus cuentas- con quien convivió muchos años hasta su deceso.

Al crear cuentas de Twitter falsas se dedicó a difamar y perjudicar periodistas de renombres en la ciudad, como de nivel nacional, pero, además, se metió con miembros de la Justicia local. Gran rechazo recibió al publicar las fotos del cuerpo asesinado de Eduardo Trasante, dado que así como difamaba recibía información muy precisa de sus seguidores, algunos de los cuales son reconocidos periodistas de la ciudad que compartían esos datos.

En las últimas horas se descubrió la trama. Ahora el comisario coimero deberá afrontar un nuevo proceso judicial y las querellas de los afectados.

x
Paladini flotante