Cuando la mano bien se apretaba

Redacción Rosario Nuestro

domingo 25 de febrero, 2018

Héctor Méndez escribió un solo tango ,“Yo soy del treinta”, que lleva música de Aníbal Troilo .

Fue  casi un desconocido actor cinematográfico pese a que participó en casi medio centenar de películas en la época de oro del cine nacional . Su debut se produjo en 1938 con “Tres anclados en París” y su despedida fue en 1980 con “El diablo metió la pata”.

Nunca hizo papeles protagónicos y generalmente interpretaba secundarios donde aparecía como mucamo o valet . Algunas de esas películas fueron muy exitosas como “Deshonra” en 1952 y “La cigarra no es un bicho en” 1963 . Acomienzos de los sesenta escribió la letra de un tango inspirado en la

Argentina de los años treinta y en la figura de su amiga Tita Merello con quien había compartido cartel en “Deshonra” y en “El amor nunca muere” . La letra de su tango se la confió Héctor Méndez a Pichuco quien por entonces ponía música casi exclusivamente a los tangos de Cátulo Castillo .

En vano esperaba Méndez que el gordo le entregara terminada la música solicitada . Apeló finalmente a un argumento sagrado : el de la madre . Héctor le dijo :”Dale gordo , que mi vieja lo quiere escuchar” . Santo remedio , a los pocos días “Yo soy del treinta” veía la luz y en diciembre de 1964 lo grababa Aníbal Troilo con la voz de Tito Reyes y Tita Merello con la orquesta de Carlos Figari . Al año siguiente lo haría Osvaldo Pugliese con Abel Córdoba .Edmundo Rivero lo grabó en 1980 cuando ya era mas empresario gastronómico que cantor , pero nunca lo interpretó en vivo en

“El viejo almacén” en tiempos en que sus condiciones vocales ya habían desmejorado bastante .La letra es un conjunto de sentencias y conclusiones sobre un tiempo pasado que el autor entendía mejor que el presente . Y así afirma por ejemplo “cuando a Irigoyen lo embalurdaron” “cuando a Carlitos se lo llevaron” “cuando la mano bien se apretaba” “cuando eran pocos los que fallaban” y que desde entonces tuvo de amigos a Homero Manzi y Discepolín . ¿Por qué le entregó este tango Héctor Méndez a Tita Merello ? Mientras ambos filmaban “Los evadidos” el eterno mucamo ahora devenido en poeta tanguero le confesó a Tita que había un verso en la obra que se inspiraba en ella,y es el que dice “yo soy un cacho de Buenos Aires” .

Me parece que después de que Tita Merello proclamara a los cuatro vientos que ella era ese cacho de Buenos Aires ningún otro intérprete debió animarse a interpretarlo . Así se los hice saber en su momento en trasnochadas sobremesas rosarinas tanto a Tito Reyes como al amigazo de Abel Córdoba . Y ambos me contaron que lo habían grabado pero que nunca lo habían representado en vivo ,algo parecido a lo que me había dicho Rivero. Es que Tita fue Tita de Buenos Aires y que muy bien la graficaba eso de que estaba hecha a cortadas y a diagonal .Pienso mucho en este tango .

Por ejemplo cuando extiendo la mano firme para saludar y me oponen cinco dedos flácidos y languidecientes. O cuando llego a un lugar y saludo y nadie me contesta . O cuando nadie tiene el buen gusto de aportar un “gracias” ante un gesto que lo merece . Pero  puesto en la piel de tanguero veo el pasado con nostalgia y añorando esa arena que la vida se llevó.

Me parece que antes eran pocos los que fallaban . Y que nadie era escrachado digitalmente en un Veraz sino repudiado por sus amigos y su entorno . Los aros lo usaban solamente las mujeres y en los bondis se les cedía el asiento. Creo con Jorge Manrique en  eso de que “como a nuestro parecer cualquiera tiempo pasado fue mejor” .

Comentarios

Te puede interesar