A un año de su muerte

Cosquín homenajeó a Horacio Guarany

En la tercera luna del festival mayor del folclore se le rindió tributo a uno de los mayores exponentes que tuvo la música popular argentina.

Por Diego Montejo

lunes 22 de enero, 2018

Horacio Guarany murió el viernes 13 de enero de 2017, tenía 91 años y una carrera que abarcó toda su vida. Fue figura indiscutible de la música popular argentina, un ídolo de multitudes que traspasó barreras generacionales y culturales. Guarany cultivó una obra que recorrió todos los estilos de la música popular argentina y que además fue reflejo del hombre, sus pesares, amores y necesidades.

Si bien Cosquín ya le había rendido un homenaje en vida, el festival que fue su casa, lo recordó en la noche de este lunes, día que solía subir al escenario en sus épocas de esplendor. Para recordarlo se convocó a un seleccionado de grandes músicos e intérpretes, algunos jóvenes y otros que formaron parte de la vida del músico.

Hubo algunos que tuvieron una relación muy cercana como el Chaqueño Palavecino, Juanjo Domínguez y Marian Farías Gómez y otros que nombres destacados más actuales como Sergio Galleguillo, Cuti y Roberto Carabajal, Dúo Coplanacu, La Bruja Salguero, Facundo Toro, Mario Álvarez Quiroga, Enrique Llopis, Los Cuatro de Córdoba, Por Siempre Tucu y Belén Herrera. La danza también estuvo presente con Silvia Zerbini, la flamante directora del Ballet Folklórico Nacional. La conducción estuvo a cargo de Rony Vargas, quien fue introduciendo a los y las cantantes que interpretaron algunos de los grandes éxitos de Guarany y otras perlitas de su repertorio. Además, hubo una puesta especial con material audiovisual inédito.

 

El recuerdo de los músicos que lo conocieron y participarán del homenaje

 

Enrique Llopis: “Fue un hombre muy generoso, un maestro al cual le agradezco y le agradeceré de por vida su solidaridad. Los gestos que tuvo para con nosotros cuando estábamos en España donde él estaba exiliado y nosotros estábamos trabajando con Hamlet Lima Quintana. Guarany vivía en una bahía de pescadores de Cantabria. Recuerdo que se acercó a Bilbao, donde estábamos cantando y no sólo nos invito a su casa sino que además nos consiguió trabajo. Pasamos una temporada en su casa, con su familia, fue el punto de partida de una relación inmensa que se mantendría a los largo de los años”.


Juanjo Domínguez: “En un cumpleaños mío hace algunos años atrás el iba a venir y no pudo por un compromiso que tenía. Me llamó por teléfono y me dijo: ‘Qué estás haciendo Juanjo’ y yo le contesté que estaba haciendo un asado, pero el tiempo no me acompañaba ya que estaba lloviendo. Me dijo que ponga una chapa donde estaba la parrilla y la cosa quedó ahí. Al otro día cae un camión en mi casa, preguntan por mí. Los tipos venían de parte de Guarany y en el camión traían un quincho para armar. Yo creo que muy pocos amigos te pueden regalar un quincho”.


Marian Farías Gómez: “Recuerdo cuando ambos estábamos exiliados en España, la obra de Horacio era tremendamente conocida, para mi toda la obra de Horacio es una manifestación de Amor. Un recuerdo que me viene es en el exilio es cuando junto con Héctor Alterio formaron una agrupación que recibía a todo aquel que llegara a España, fuera de la ideología política que fuera. Les conseguían trabajo, vivienda. Horacio nunca predicó sin cumplir con lo que predicaba, fue uno de los hombres más coherentes que conocí en mi vida”.


Hugo Casas: “Cuando yo digo que produje a Horacio Guarany (risas), él se producía solo, necesitaba de mí como apoyo pero yo le llevaba una idea y él me la mejoraba le hacía arreglos y dirección y al final se hacía lo que él quería. Un productor quiere tener éxito con el trabajo de un artista, y él me facilitaba eso. Cuando firma con la compañía (EMI) me dijo que me tenía que hacerme quedar bien ya que iba a escribir canciones populares y escribió “La villerita”.

Comentarios