Investigación local

Científicos rosarinos desarrollan un kit de diagnóstico rápido de coronavirus en Estados Unidos

Consiste en colocar una muestra de hisopado nasal en una tira reactiva que muestra el resultado positivo o negativo en una hora. Este método se puede adaptar para detectar otros patógenos.


La ciencia local sigue demostrando su capacidad más allá de las dificultades. Las doctoras en Ciencias Biológicas rosarinas María Eugenia Llases y Antonela Palacios viajaron a San Francisco, Estados Unidos, para unirse a Guillermo Repizo, Julia Lara e Ivana Parcerisa, tres científicos locales que ya estaban desde el mes de marzo en la costa oeste norteamericana elaborando un kit de diagnóstico que permite detectar muy fácilmente el coronavirus.

Todos los expertos pertenecen al Conicet y a la Universidad Nacioanl de Rosario (UNR). El dispositivo fue desarrollado bajo tecnología Crispr, también llamada de “edición génica”, la cual da la posibilidad de revelar secuencias especificas en los ácidos nucleicos  (ADN y ARN) que tenemos todos los seres vivos.

Según informó Guillermo Repizo, la idea nació hace un año en Caspr Biotech, una compañía con base tecnológica en el Conicet que pudo ser incluida en los programas de incubación de las aceleradoras GridX (Buenos Aires) e IndieBio (San Francisco, EE.UU). “Comencé aplicando mi experiencia en bioinformática para hacer búsquedas de enzimas inéditas, que pudieran ser usadas en el desarrollo de un kit tipo plataforma portátil de diagnóstico molecular”, afirmó el científico. Ante la emergencia del coronavirus, decidió junto al equipo configurar ese prototipo para detectar SARS-CoV-2.

Los rosarinos son parte de un staff de 25 investigadores científicos que llevan a cabo una tarea conjunta. Por su parte, un grupo de Buenos Aires, está a cargo del testeo de dicho método en pacientes que han sido diagnosticados como positivos. Desde Tucumán, el Doctor Daniel Kurth trabaja en el hallazgo  y búsqueda de las secuencias de ADN que corresponden a las nuevas enzimas Cas. Por otro lado, desde la Universidad Nacional del Litoral, investigan la lectura del sistema a través de tiras reactivas.

“La mayor facilidad para el acceso a insumos es el principal motivo por el que parte del diseño del kit se está realizando en Estados Unidos. Además, explican que al ser elaborado en laboratorios de ese país, se facilitará el acceso al circuito de evaluaciones de la Food and Drug Administration (FDA) y, posteriormente, de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) de Argentina”, informaron desde la UNR.

Ante la falta de traslados aéreos como consecuencia de la pandemia, el equipo de científicos rosarinos fue trasladado a California en vuelos especiales, dispuestos por el Gobierno para repatriar a los argentinos varados en el exterior. Este trámite se gestionó mediante los ministerios de Ciencia y Tecnología, de Transporte y de Salud Pública. El traslado comenzó vía terrestre hasta Ezeiza donde arribaron un vuelo a Miami en un avión vacio, para luego hacer una conexión hasta el destino final.

“El objetivo es tener en 60 días un prototipo optimizado, validado con muestras y aprobado en formato de emergencia  para que pueda probarse en Argentina.  El funcionamiento del kit es muy simple. Consiste en colocar una muestra de  hisopado nasal en una tira reactiva similar al de un test de embarazo que muestra el resultado positivo o negativo en una hora. Y su costo sería menor a 5 dólares”, adelantaron.

“Hoy esto no es posible porque todo lo molecular está limitado a laboratorios centrales que demoran varios días en obtener resultados. Y los kits rápidos que se encuentran en el mercado se basan en la detección por anticuerpos, por lo que están sujetos al período de incubación del virus y no son tan eficaces”, expresó además Repizo. “Queremos llevar nuestra solución a hospitales y salas de baja complejidad lo antes posible, tanto a nivel nacional como mundial. Tenemos un compromiso asumido pero también necesitamos todos los controles”, agregó

En este sentido, y mediante un comunicado, el Rector de la UNR Franco Bartolacci dijo que “toda crisis es una oportunidad”. Y en este caso, para dar el valor que le corresponde a la ciencia, la tecnología y la educación. “Las mejores noticias llegan de la mano de la producción científica y dan cuenta de su centralidad y de lo importante que significa invertir ahí”, sostuvo. Asimismo se manifestó satisfecho del trabajo colectivo entre la Universidad y el Conicet.