RADIO MITRE ROSARIO

Caso Pillín Bracamonte: piden explicaciones a Central por las contrataciones de las empresas del jefe de la barra

Así lo confirmó el fiscal Miguel Moreno que lleva adelante la investigación. "De momento no tenemos pensadas más detenciones porque Bracamonte es el centro de todo esto y los demás son satélites de él", aseguró.


Tras la detención de Andrés Bracamonte, líder de la barrabrava de Central, el pasado lunes y la audiencia imputativa del pasado viernes en la que le dictaron presión preventiva, la investigación sigue su marcha en medio del proceso de análisis de toda la información recopilada en los allanamientos de hace una semana atrás, mientras se aguarda que el club de Arroyito pueda brindar explicaciones acerca de los contratos con las empresas que están a nombre de Pillín.

Al respecto, el fiscal Miguel Moreno, que lleva adelante la causa, dialogó en El Puente por Radio Mitre Rosario y explicó: "La doctrina y la jurisprudencia tanto nacional como internacional tienen claro que la prueba más razonable sobre estos negocios ilícitos es la prueba de indicios. Se establecen ciertas características de estos indicios y qué tenemos que buscar: un crecimiento económico astronómico y una posibilidad de demostrar negocios lícitos que produzcan tal ganancia y ciertas vinculaciones con un negocio que pueda tener origen ilícito como el narcotráfico, el terrorismo internacional, la trata de personas. Consideramos que todos estos criterios pueden ser traspolados y aplicarse a la lógica de las barras de fútbol".

En lo que respecta a los vínculos con la institución canalla, remarcó: "Queremos determinar, por el lado de Central, las condiciones en las que se contrató compra-venta con las empresas que tienen como titular a Bracamonte. Esas actividades comerciales que celebra el club con las empresas de Bracamonte sí necesitamos que sean explicadas desde una óptica que no sea la de Bracamonte. Los períodos en los que las empresas de Bracamonte empiezan a prestarle servicios a Central o venderle bienes, comienza en 2017".

"Se contrató un trabajo de impermeabilización en el estadio y bienes como ropa de trabajo para el personal encargado del mantenimiento del club. Hay una compra de unos 480 mil pesos que menciona una venta que Bracamonte le hizo a Central de mates, bombillas, vasos de vidrio e indumentaria deportiva. En AFIP no hay un correlato que nos diga que Bracamonte adquirió esas cosas antes de vendérselas a Central o compró la materia prima para producir esos bienes. Hay ciertas inconsistencias que tenemos que determinar", detalló Moreno.

A su vez, reiteró que uno de los focos de atención de la Justicia está puesto en una transferencia que el club realizó a comienzos de 2019: "Encontramos un cheque a nombre de Bilicic (Carlos), que intermedió entre Central y Boca Juniors por la venta del jugador Gastón Ávila. Los honorarios pactados entre Central y este representante eran de 6.600.000 pesos que se iban a pagar en diez cheques consecutivos de 660 mil pesos cada uno. El último de estos cheques lo encontramos en la casa de Bracamonte, en el mes posterior a la fecha de vencimiento que se puede realizar el cobro".

"Tenemos que analizar un montón de información que fue recolectada en los allanamientos y en el corto plazo no se descartan nuevas medidas tendientes a hacernos de más información. De momento no tenemos pensadas más detenciones, porque más allá que la pena en expectativa para el delito es de presión efectiva inexorable, los peligros procesales estaban muy presentes en la situación de Bracamonte y no en la situación de los otros. Bracamonte es el centro de todo esto y lo demás es satélite de él", concluyó el fiscal.