tras la detención del segundo acusado

Caso Guenchul: "La expareja de alguna manera es sospechosa"

Lo confirmó el fiscal de la causa, Adrián Spelta, en conferencia de prensa este lunes.


Luego de la detención del segundo sospechoso del crimen de Marcos Guenchul, el personal trainer asesinado en las inmediaciones de un gimnasio en el corazón de barrio Echesortu, el fiscal del caso, Adrián Spelta, afirmó que "la expareja (Priscila S.) de alguna manera es sospechosa" y ratificó que se investiga la participación de más personas en el hecho. A su vez, convalidó que el móvil del homicidio que manejan los pesquisas es la tenencia de la hija de Guenchul y su exnovia y- actual de Santiago Caio S., el otro preso por el hecho-.

Maximiliano P., de 32 años, fue detenido este lunes por la policía en Villa Gobernador Gálvez, sospechado de haber disparado al joven asesinado en julio de este año. "Ella de alguna manera es sospechosa o por lo menos se tiene alguna duda de como fue la participación de ella en todo esto", sostuvo Spelta en conferencia de prensa en relación a Priscila S., madre de la hija del profesor de educación física.

El funcionario ratificó que Soso y Guenchul no se conocían y afirmó que se investiga la participación de otras personas en el crimen, tal como sostiene la madre del joven fallecido. “Es cierto que estas dos personas no se conocían (Guenchul y Soso), con lo cual es bastante llamativo que de golpe se aparezca una persona".

En ese sentido, se refirió a la declaración del arrestado quien manifestó ante las autoridades que Soso se acercó a él ofreciéndole 'una ayuda' a cambio de que colaborara con él para salvar el conflicto entre Guenchul y su novia, Priscila-expareja del entrenador- por la tenencia de la hija que tenían en común.

“La evidencia que tenemos hasta el momento es que esta persona (el detenido) sería quien desciende del Peugeot 208 para coaccionarlo (a Guenchul) a que deje de mantener esa presión hacia su expareja en cuanto a la tenencia de la hija”, señaló el funcionario y agregó que “en un forcejeo esta persona (el detenido) realiza los dos disparos que le provocan la muerte”.

“Él manifiesta que esta persona (Soso) se le aparece a prestar una ayuda. Sabía del conflicto que ellos tenían -me refiero a Soso y su pareja actual, Priscila- y que él lo iba a ayudar. Esto no fue de un día para el otro sino que fueron pasando varios días hasta que un día le dijo ‘hoy vamos a ir a hablar’”. Fue ahí cuando Soso lo pasó a buscar por su casa y se dirigieron al gimnasio en el que trabajaba Guenchul a bordo del 208 propiedad del primero.

En ese orden, reveló que la versión de Soso es que “no fueron a matarlo sino a intimidarlo para que deje de presionar judicialmente” para poder visitar a su hija y explicó que la fiscalía dio con el dato del arrestado a partir de diversos datos con los que trabaja desde hace alrededor de 20 días.

Finalmente, contó que durante un allanamiento en la casa de Marcos P. se secuestraron proyectiles calibre 32, cargadores para calibre 22 y vainas y balas 380,  “compatibles con las encontradas en el lugar de los hechos”, que serán analizadas.

 

x
Paladini flotante