opinión

Cantaron bingo


El grupo político de Pablo Javkin gobernará la ciudad de Rosario, la Universidad Nacional y ahora ostenta el poder administrativo del Concejo Municipal. Se quedó con todo el poder local un equipo con origen en la militancia en la Franja Morada en los 90. Riesgos y compromisos de cara al futuro, con la hora de la verdad a la vuelta de la esquina.

María Eugenia Schmuck ya es la nueva presidenta del Concejo Municipal de Rosario. Con 20 votos afirmativos se quedó con ese cargo y el manejo del dinero del órgano legislativo. El acuerdo grande cerró con sectores de Cambiemos y del peronismo, y el acompañamiento desde el principio de Ciudad Futura. Pudo conservar todos los votos de su bloque.

El vice 1° será Roy López Molina, de Juntos por el Cambio, y la vice 2° Marina Magnani, de La Cámpora. Esta decisión se acompaña con algunos cargos importantes como que la titular de Defensa al Consumidor siga siendo Julia Bonifacio, y que Agustina Bouza, ya ex concejala, sea la Secretaria Parlamentaria del Concejo.

Mirá también

Mundo paralelo

Con La Cámpora el acuerdo fue político además de cerrar algunos cargos institucionales, y por eso también consiguió el apoyo de ese sector. Así cosechó los votos que la convirtieron en la titular del Concejo, con el apoyo del intendente electo desde que se empezó a discutir el tema.

“Divide y reinarás”, dice el dicho de la Antigua Roma y vaya si sucedió ayer. Cambiemos quedó dinamitado internamente, se tiraron con gacetillas agresivas y hasta brindaron conferencias de prensa. Alejandro Rosselló lo trató de responsable de que el PRO pierda la Presidencia a Roy, por haber votado a la candidata del Frente Progresista. Por su parte, el sector de López Molina dijo que Rosselló y sus aliados solo querían sostener el financiamiento para su espacio político en Rosario. Sin retorno a esta altura, aunque esto es política.

En el peronismo sucedió algo similar. La Cámpora cerró el acuerdo con Magnani y Giménez, mientras que el resto del PJ se sacó una foto y habló de “la fortaleza de la unidad para vencer en la provincia y en la Nación”, y eso no sucedió en el Concejo por obra del espacio de Máximo Kirchner en la ciudad. En la foto estaban Norma López, Eduardo Toniolli, Alejandra Gómez Saenz –asume ahora- y Roberto Sukerman, que deja su banca para ser ministro de Trabajo. Hasta se conformó un bloque nuevo y hoy está lejana la posibilidad de continuar con un interbloque del justicialismo.

Esto puede ser contraproducente para Javkin, que tendrá que aprobar ordenanzas importantes como aumento de la TGI, los poderes para modificar la tarifa del boleto, DREI, entre otras. Para que cierre el acuerdo grande se atomizó el órgano y no es lo mismo negociar con 3 que sentarse con una decena de sectores. Además, algunos piensan que es mejor que cierre un acuerdo pacífico y que te garantice las leyes necesarias, a encapricharse con tener todo el esquema de poder en tu mano.

También se queda sin salida discursiva por la tangente, por no tener a quién responsabilizar de algunos temas anti populares que deberá aprobar el Concejo por el rojo insostenible con el que va a encontrar la Municipalidad desde la semana que viene. Es difícil encontrar responsables afuera si también coordinás con tu gente al Palacio Vassallo. No hay ninguna garantía de que los que votaron a Schmuck como Presidenta el día de mañana aprueben un aumento de la Tasa o te den los poderes para subir la tarifa del colectivo.

Porque Ciudad Futura y La Cámpora han sido reticentes en otros tiempos a acompañar estas medidas, y los que aseguraban esos proyectos eran los votos de Cambiemos. Con un gran sector afuera del esquema de poder, habrá que contar los porotos y negociar cada vez que Javkin tenga que aprobar algo.

Desde esa lectura, lo que se puede decir es que un equipo que se hizo desde abajo, que empezó con las mesitas en Abogacía y en Ciencia Política, hoy ostenta el poder total. Y lo han hecho en base al sacrificio, a la convicción, a la prepotencia del trabajo y a la formación de cada uno de los que integran ese grupo. Se llevaron puestos de frente a la estructura del Socialismo y al PJ y ahora gobernarán la ciudad, el Concejo y la UNR.

Nace una nueva era, de la mano de Javkin, Bartolacci y Schmuck. Después en la cancha se ven los pingos.