OPINIÓN

Barbarie política

jueves 14 de diciembre, 2017

No podemos pensar un país viable en el que las cosas se discutan de esta manera. Y no lo digo por los manifestantes en la puerta del Congreso, solamente. Intentó el gobierno nacional imponer una reforma previsional y una reforma impositiva con 48 horas de tratamiento, y eso también es barbarie.

El oficialismo es responsable, y demostró debilidad política por falta de lectura de la coyuntura de fin de año. Diciembre siempre es un mes conflictivo en este país y poner en discusión quitarle dinero al bolsillo de los jubilados vendiendo futuro fue, cuanto menos, una decisión desacertada. La oposición intenta desde lo discursivo pegar a Cambiemos con la crisis de los 90 y el ajuste feroz de aquellos días, y parece gustarle darle argumentos el gobierno de Macri.

Elisa Carrió terminó cerrando la sesión –que arrancó confusa y hasta con diputados que no habían jurado aún- pidiendo cordura y anticipando que la semana que viene obtendrán “la victoria desde la Cámara de Diputados”. Lo cierto es que afuera, mientras tanto, carros hidrantes pintaban de amarillo a los militantes políticos y sociales, las balas de goma se detonaban a cada instante y los gases lacrimógenos no faltaron al show medieval con más de mil gendarmes.

Una vez dado el quórum, polémico insisto, una decena de diputados de la oposición fueron a increpar a Emilio Monzó, para que levante la sesión “por la represión de afuera” y porque había dos diputados en enfermería por la represión. Una imagen triste de lo que debe ser una discusión en el ámbito del diálogo, el consenso y la palabra, ausentes sin aviso a la velada.

La oposición es irresponsable, tanto como el oficialismo. Vivimos una jornada para el olvido, o para recordarla para siempre. El hilo del ajuste para bajar 1 punto el déficit fiscal se quiere cortar por lo más fino. Y son responsables los 23 gobernadores que aprobaron este acuerdo, los senadores, y todos los sectores políticos que pensaron que podía salir una reforma semejante en tan solo unas horas de discusión –si le podemos llamar así- parlamentaria.

La historia promete un bonus track. La semana que viene Cambiemos volverá a la carga para conseguir reducir el gasto en 65 mil millones de pesos. Lo cierto es que la duda está vigente más que nunca, teniendo en cuenta la derrota de hoy en el recinto y en las calles.

Comentarios