Los Pro Vida tras bambalinas

Amalia Granata, estrategia apresurada y el secreto de los 300 mil votos

El pañuelo celeste parecería ser el emergente que se va sintetizando en una nueva opción política que le quita un poco de votos a todas las fuerzas tradicionales.


Por Ignacio Pellizzón

Yo en las últimas elecciones saqué unos 60 mil, pero no estoy segura de que todavía los tenga, pese a que me apoyan mucho en la causa, dijo ella. Si me apurás te digo que a 30 mil podría llegar, pero hay que moverse mucho porque no tengo un gran conocimiento popular y no sé si va a alcanzar solamente con el pañuelo, dijo él mientras apoyaba la taza de café. A mí me da la sensación de que, aunque sea, uno entra y con eso ya sería una excelente elección; lo importante es que nos apuremos y salgamos a la cancha, concluyó el abogado constitucionalista.

Es noviembre de 2018 y el calor es abrumador en Rosario. El aire está en 24 grados y pareciera que no estuviera encendido. La presencia siempre prima y la vestimenta también se siente incómoda y apretada. La reunión es para finalmente definir qué harán: si arman o no arman lista en conjunto. Creen que suman unos 90 mil votos de los ProVida, pero no es una ciencia exacta.

La legalización del aborto no salió y tenemos que aprovechar el envión que esto nos da en la calle. Nos metemos en la lista de Bonacci y nos ponemos a full con la campaña, porque si bien es cierto que estamos muy justos todavía, tenemos tiempo para movernos e intentarlo, de lo contrario esto nos va a dar una pauta de dónde estamos parados, cerró el letrado.

Así podría haber sido parte de la reunión que tuvieron en noviembre del 2018 en Rosario Amalia Granata, Walter Ghione y Nicolás Mayoraz, justamente los primeros 3 de los 6 que ingresaron a la cámara de Diputados de la Provincia por la lista “Unite por la Familia y la Vida” en las últimas elecciones.

Mucha calle, pocos números

Los diálogos pueden ser parte de una novela de ficción, pero los datos son reales. “La realidad es que hicimos todo a último momento y no sabíamos muy bien cómo podía llegar a salir. Por eso nos sumamos en la lista de Bonacci y pasó lo que pasó, pero con un resultado inesperado”, admitió a Rosario Nuestro, Nicolás Mayoraz.

El abogado constitucionalista, católico y defensor del pañuelo celeste, contó que sentían que en la calle había mucho apoyo a los Pro Vida, sobre todo envalentonados por la negativa del Congreso de la Nación a la aprobación de la legalización del aborto. “En las distintas movilizaciones veíamos que había mucha convocatoria, pero las estadísticas no eran las más optimistas”, comentó.

“El hecho de sumar a Amalia (Granata) como cabeza de lista para la Cámara de Diputados se venía charlando, pero se cerró muy a último momento, porque ella tenía una cierta certidumbre de cuántos votos podía traccionar, pero con muchas dudas si para el cargo al que apostábamos”, relató Mayoraz.

El principal desafío era lanzarse con lo que se denomina boleta corta, es decir, sin tener una representación en la gobernación de la Provincia, lo que suele generar que los candidatos solamente a cargos legislativos queden perdidos en la lista. Pero, como se vio a lo largo de la campaña, Amalia Granata nunca pasa desapercibida.

Un poco de todos, riesgo para muchos

Que Amala Granata haya obtenido un 15, 6% de los votos y haya quedado tercera fue algo inesperado para el resto de los partidos políticos como para los mismos Pro Vida. En total son 284.755 sufragios que no sólo la catapultaron a una banca en Diputados, sino que el poder evangélico se va inmiscuyendo en la política con fuerza propia y lista propia.

El pañuelo celeste parecería ser el emergente que se va sintetizando en una nueva opción política que le quita un poco de votos a todas las fuerzas tradicionales. De esto da cuenta Mayoraz quien afirma que “en todos los barrios de Rosario salimos segundos después de Lifschitz, inclusive, llegamos a ganarle en espacios populares al candidato del peronismo Busatto”.

-¿Cómo fue el proceso para cosechar 300 mil votos?

NM: Jamás nos imaginamos que íbamos a obtener tanta confianza de la gente. La verdad es que lo que más nos funcionó fue recorrer todas las ciudades y pueblos de la provincia. En los medios intentaban denostar a Amalia, por eso decidimos ir cara a cara con la gente y mostrarles lo que hacemos y lo que queremos. Claramente la política tradicional no está enamorando y nosotros somos una opción nueva, que no tiene un modelo a seguir y que propone objetivos concretos.

-La legalización del aborto no se discute a nivel provincial, ¿qué otros proyectos van a impulsar?

NM: Es cierto, pero hay muchos temas que queremos llevar a la legislatura, aunque sabemos que no podemos hacerlas leyes porque no tenemos los votos ni las fuerzas, pero sí para visibilizar temáticas como la ley de Educación, Adicciones -donde participamos en las marchas de “Ni un pibe menos por las drogas”, las adopciones, entre otras políticas sociales.

También darle una perspectiva de familiar, porque en la Cámara de Diputados hay 18 comisiones y ninguna es sobre Mujer, Familia, Niñez o Adolescencia. No hay un abordaje integral ni prioritario y tampoco hay una sola comisión que aborde a la Mujer. Queremos armar una para aplicar estrategias en este sentido.

Por supuesto, sabemos que los próximo 4 años van a ser muy duros y pretendemos promover políticas de promoción de empleo. También creemos que hay muchos impuestos distorsivos en la Provincia como por ejemplos los que están en las boletas de luz, que se fueron incorporando durante años, son todas tazas que hay que eliminarlas para abaratar la factura de la electricidad. El impuesto al Sello es un tema que nos preocupa, sobre todo en los contratos de alquiler.

-¿Van a volcar su apoyo a algún candidato a nivel nacional?

NM: Nosotros no apoyamos a ningún candidato a presidente. Como espacio político “Somos Vida”, porque así nos vamos a constituir, la decisión fue no apoyar a ninguno. Todos los que componen esta fuerza van a votar al candidato que sea Pro Vida. Seguimos firmes en fomentar que no se vote a los que promuevan la legalización del aborto.

-¿Son los candidatos de la Iglesia?

NM: No es así. En nuestro espacio confluyen personas que provienen del sector evangélico como del sector católico, pero no es más que una identificación con la Iglesia. A mí se me ha identificado con el Opus Dei, pero mi trabajo en este ámbito no viene de lo religioso, sino de lo jurídico o de la política que sería el peronismo. Sí te encontrás que las Iglesias evangélicas como católicas sostienen esto firmemente. Cuando salimos a recorrer el territorio te encontrás con personas que no tienen una identificación religiosa, pero sí encuentran en nuestro discurso y propuesta un apoyo.