INSPECCIÓN AL COLOSO Y AL GIGANTE

Vuelta a las canchas: fuerte operativo de seguridad contra las barrabravas de Newells y Central en sus estadios

El Ministerio de Seguridad de Santa Fe dispuso los operativos que se llevaron adelante este martes.


El Ministerio de Seguridad de Santa Fe dispuso este martes la realización de inspecciones a los estadios de Newell's y Central para realizar acciones contra las barrabravas de ambos clubes. Los procedimientos fueron acompañados por el Grupo de Operaciones Tácticas (GOT) de la Dirección General de Seguridad Rural “Los Pumas” y por la Policía de Acción Táctica (PAT) con motivo del inminente regreso de público a los estadios, que en Rosario será el domingo cuando a partir de las 13.30 el Canalla reciba a Argentinos Juniors en el Gigante.

Durante la inspección en el Coloso, las autoridades procedieron a neutralizar la “sala-búnker” fortificada que la barrabrava tenía dentro del estadio. Esta instalación, ubicada frente a la herrería del club se trataba de una cámara blindada por una serie de puertas de hierro de varias cerraduras de alta seguridad cada una y una alarma interna con clave digital. Las llaves y la clave de la alarma obraban solamente en poder de la barrabrava, por lo que fue necesario disponer de herramientas neumáticas para demolerla.

“No estamos dispuestos a conceder que haya salas fortificadas a las que la autoridad policial no tenga acceso. El regreso del público a los estadios requiere acciones contundentes de afirmación de la autoridad legal para mantener a los violentos lejos de los estadios”, señaló el Subsecretario de Seguridad Preventiva, Diego Llumá que lideró el operativo.

Los contenidos hallados en la sala-búnker de la barrabrava quedaron bajo custodia de la división judiciales de la jefatura de la Unidad Regional II. El resto de los objetos podrán ser entregados por las autoridades legales del club en la medida que lo reclamen como propios indica la notificación oficial.

A su vez, las autoridades les informaron a los dirigentes de Newell's que resulta imperativo “remover la gigantografía ubicada en la punta Este del camping, en Pueyrredón y Morcillo, pues cubre la visión del domo de seguridad que da sobre los parrilleros” y “completar la red de video seguridad para evitar que existan puntos ciegos que liberen espacios, por caso el de los parrilleros, que beneficien su uso a los violentos”.

Tras finalizar las tareas en el Parque Independencia, se dirigieron al Gigante de Arroyito, que será el primer estadio del fútbol rosarino en el que volverá el público, con 50 por ciento de aforo. En este caso el Ministerio de Seguridad instruyó al club el imperativo de “remover antes del 1° de octubre la pintada ubicada detrás de uno de los arcos con la consigna “los Guerreros” referencia a la barrabara de Rosario Central”; y “la estructura de caños que ocupa la parte superior de la popular”. La notificación oficial señala que “ese vestigio de lo que fueron cabinas de transmisión durante el Campeonato Mundial de 1978, hoy supone un riesgo a la seguridad y salud de las personas que de manera sistemática se trepan a la misma” Y además señala que esta estructura es la base de una liturgia de validación social inadmisible de la barrabrava.

Además, la inspección de seguridad preventiva ordenó a la entidad remover de inmediato “toda pertenencia que pudiera haber de la barrabrava y pudiera estar acopiada dentro del club”. Todo objeto hallado en los depósitos blindados fue identificado con un número y los representantes del club se hicieron reponsables de la propiedad de los mismos y se comprometieron a sacarlos de la institución auriazul.

Finalmente, se indicó que “Con asesoramiento de los especialistas técnicos de la Subsecretaría de Seguridad Preventiva, el club deberá completar la red de video seguridad para evitar que existan puntos ciegos que beneficien el uso del espacio a los violentos”.

x
Paladini flotante