CONMOVEDOR

Video: se recibió y fue a darle la noticia a su papá que trabaja en una obra

Yudit Romero, de 32 años, le agradeció el esfuerzo de su padre. Ocurrió en Paraguay.

Redacción Rosario Nuestro

jueves 28 de junio, 2018

Yudit le entrega su tesis a su papá y comienza a decirle algo que no había ensayado: “Soy toda una licenciada, padre, te entrego mi trabajo de investigación y te doy las gracias…”, pero la emoción la interrumpe. Luego sigue: “Te doy las gracias porque este es mi logro y el de ustedes también”. Blas Romero, el hombre que recibe el tesoro, solo terminó la primaria pero fue quien impulsó a sus cuatro hijas a ser universitarias.

Yudit (Foto: José Caracas, Facebook)

“Mi papá trabaja en la construcción desde los 15 años. Mi mamá hace algunos trabajitos de costura. Ella solo hizo hasta tercer grado, en aquel momento no pudo terminar la primaria”, cuenta Yudit Romero (32) a Infobae. Sin embargo, “ya desde chicas mi papá nos decía ‘ustedes tienen que ir a la universidad, vayan pensando qué carrera van a seguir'”.

Los Romero viven en un pueblo llamado Mayor Martínez, a 400 kilómetros de Asunción. Sus hijas tienen 33, 32, 30 y 29 años, lo que significa que cuando llegó el momento de ir a la universidad, llegó multiplicado por cuatro. Blas trabajó más que nunca, las chicas también. Yudit se recibió de profesora de matemáticas y luego comenzó a cursar Ciencias de la Educación en la Universidad de Pilar, en el límite con Corrientes.

“Cursé los cuatro años pero en 2013, cuando llegó el momento de encarar la tesis, me quedé sin dinero. La dejé y me puse a trabajar, pero él siempre me decía: ‘Tenés que terminar’, ‘no te quedes en el camino’. Yo sé por qué me lo decía: hace 50 años que está en las obras cuando hay un sol terrible o cuando hace un frío bárbaro. Él quería que yo no tuviera una vida tan sacrificada”. El incentivo no solo fue para sus hijas sino también para su mujer, que logró terminar el secundario hace poco, cuando estaba por cumplir 50 años.

Yudit decidió viajar a Santa Teresita, Argentina, a atender un restaurante para solventar su investigación. “Necesitaba libros, viajar al interior para hacer el relevamiento de datos, poder pagar Internet”, dice. El 20 de junio, tras un año de investigación exhaustiva, defendió su tesis -“investigué los factores que influyen en la elección de la carrera universitaria en los estudiantes del pueblo”-, y se recibió de Licenciada en Educación.

“Mi papá no pudo venir a la universidad porque tenía que techar la obra. Así que cuando salí pensé: ‘Tengo que ir a agradecerle'”. Mireya, la menor de sus hermanas, grabó el video con la intención de guardarlo como un recuerdo familiar. “Le dije en guaraní que bajara del techo. Le quería agradecer, nada más. Sentía que le debía eso. A veces no podía ayudar con dinero pero siempre estaba alentando”.

Mireya compartió el video en el grupo familiar de Whatsapp y otra de sus hermanas lo subió a Facebook. Pero un periodista local les pidió permiso para difundirlo y el video se volvió viral: ya tiene 7.300.000 reproducciones y fue compartido 108.000 veces. Yudit almorzó, se acostó a dormir la siesta y cuando miró el teléfono, había cientos de mensajes: de México, de Perú, de Chile, de Colombia, de España, de Italia, de Argentina y de todo Paraguay.

“Me llegaron muchos mensajes de jóvenes que no pudieron terminar sus estudios por cuestiones económicas. Lo que les digo es que hay que animarse, uno puede estudiar y trabajar. No es fácil pero si uno se predispone y lucha, puede”, le dijo al periodista Carlos Visconte, de Radio Mega de Andalgalá, Catamarca. El resto de los mensajes coinciden en un punto: todos les dicen que son un ejemplo de familia.

“Él no dijo mucho en el momento, no se lo esperaba. Solo me decía ‘felicidades, hija’. Después quedó con la voz quebrada. Estaba tan feliz… “, cierra Yudit. Está apurada y entusiasmada: un periodista local la espera para hacerle una nota que va a ver todo el pueblo. Antes de cortar quiere decir algo más. Dice que su papá vino muchas veces a trabajar a la Argentina y que sería lindo que, a partir de su historia, cada vez que alguien vea a un albañil paraguayo en una obra piense: “Detrás de su esfuerzo puede esconderse una historia como la de mi familia”.

Fuente: Infobae

Comentarios