¿nuevos protocolos?

Verano en Rosario, ¿con o sin pileta?

Pese a que faltan varios meses todavía, desde la secretaría de Deportes están trabajando en “nuevos formatos” y no descartan que se sostenga el distanciamiento social y se apliquen “turnos por horas”.


Por Ignacio Pellizzón

Si bien pareciera que el verano aún está lejos, cuando ni siquiera comenzó la primavera, en un contexto pandémico todo lo que en una “normalidad” se solía llevar a cabo, hoy tiene necesariamente una planificación extra. Por eso las autoridades municipales se encuentran trabajando sobre cómo podrían ser las actividades durante el verano tanto en los clubes como en las colonias y piletas municipales.

La expresión de deseo es que se pueda llegar a finales octubre con un nivel de contagios prácticamente nulo o bajo, de modo que se pueda aplicar un estricto protocolo sanitario para que las vacaciones en Rosario puedan ser amenas y disfrutables.

Piletas cerradas pareciera no ser una opción para la Municipalidad, porque deslizan que el agotamiento del confinamiento por la pandemia no permitiría que las personas toleren el hecho de no poder ir a disfrutar de la pileta en épocas de altas temperaturas. Por esto, es que anhelan que bajen los contagios y preparan protocolos específicos para el verano.

“Estamos recopilando toda la información sobre cómo se manejaron en Europa durante su verano”, aseguró a Rosario Nuestro el secretario de deportes y turismo municipal, Adrián Ghiglione, de modo que “podamos planificar cómo se desarrollarán las actividades en nuestra ciudad”.

El panorama se avecina complejo, dado que en el viejo continente parecieran no haber funcionado los protocolos de distanciamiento y el “relajamiento” social llevó a que se reproduzca un fuerte rebrote en los países más lastimados por el Covid-19 como son Italia y España.

“Nosotros estamos planificando todas las variantes y escenarios posibles, es decir, una suerte de normalidad como veníamos y hasta con un protocolo estricto de distanciamiento social, lo cual significaría la elaboración de un nuevo formato de colonias”, puntualizó el funcionario.

Entre algunas posibilidades que se barajan, Ghiglione nombró dos opciones muy potables: “Ir por turnos a los clubes y colonias; también recortar los horarios, me refiero a que no se va a poder ir toda la tarde como antes, porque tenemos que evitar la acumulación y mantener la organización”, relató.

Por lo bajo espera que se llegue al verano en fase 4 y que se puedan utilizar todas las piletas de las instituciones, porque reconoce que la situación económica de los clubes está devastada y el verano es una etapa importante para la vida institucional.

Ningún club estipuló hasta el momento cuánto podría costar una colonia o una temporada de pileta para individuos o familias. Todo están especulando sobre cómo se llegará a la temporada de verano con relación al coronavirus.

Sin embargo, la mayoría de los responsables de los clubes reconocen que la caída de la masa societaria es brutal y que muchos sostienen la cuota durante todo el año por el solo hecho de poder disfrutar el verano en la pileta y que los hijos puedan aprovechar la colonia de vacaciones.

En concreto, el secretario adelantó que están en “plena planificación de opciones”, aunque estimamos que “a fines de octubre podremos tener un proyecto armado”, dependiendo, por supuesto, “en qué instancia de Covid nos encontremos en Rosario”.

Guardavidas, un rol fundamental

El coronavirus también viene a modificar la dinámica del trabajo de los guardavidas. La labor de rescate en equipo y el compartir en la diaria, van a tener que ser reemplazados por protocolos sanitarios estrictos para evitar posibles contagios mientras trabajan durante la temporada de verano.

Nuevas técnicas para rescatar personas ahogadas y generar el menor contacto posible hasta la implementación de nuevos artefactos que posean filtros virales, son algunas de las incorporaciones que planifican incorporar los guardavidas este verano en Rosario.

“Sin lugar a dudas vamos a tener que hacer mucho hincapié en incrementar las medidas de prevención en los clubes como en las playas, para que toda la población esté al tanto y las apliquen, porque esto va a permitir que se pueda trabajar con seguridad”, afirmó a Rosario Nuestro, el jefe de Guardavidas de Costanera Rosario, Leo Manino.

La mayoría “está con el chip puesto” de que van a tener que trabajar en el verano con una pandemia mediante. Por eso, “nos estamos capacitando con nuevas técnicas de rescate para poder sacar del agua a las personas por la espalda y tratar de disminuir el contacto, así como también una organización exclusiva para armar plan de resucitación con protocolos sanitarios”, explicó.

Sobre el comportamiento social, Manino fue contundente: “Va a ser clave el comportamiento social y el respeto por los protocolos, porque nos va a permitir controlar las distintas situaciones que se puedan presentar respetando las medidas de distanciamiento”. De lo contrario, “va a ser complicado que se pueda dar respuesta inmediata a quién o quiénes lo necesiten, inclusive el servicio médico que actuará mediante protocolos”, aseguro.