HASTA EL 8 DE MARZO

Venezolanos en Rosario realizan una colecta para enviar ayuda a su país: "Nos duele nuestra gente"


Se me partió el alma al ver a personas del otro lado de la frontera llorando, diciendo que necesitaban los medicamentos o alimentos que venían con la ayuda humanitaria. Eso para mí fue fulminante”. La situación de Venezuela es crítica y escucharla en palabras de sus compatriotas estremece más. Mientras que algunos enfrentan la realidad desde su tierra natal, los que emigraron sufren, pero también apoyan desde afuera. En este hostil escenario, una colecta que nació “desde el más puro y sincero amor” juntará donativos para enviar a la nación latinoamericana con el impulso de la Comunidad de venezolanos en Rosario.

Marelis Colmenares, integrante de la agrupación, compartió detalles de la actividad que busca enviar ayuda humanitaria a su país y describió sus sensaciones al respecto en diálogo con Rosario Nuestro. Desde este 25 de febrero y hasta el 8 de marzo, hay diez puntos de recepción de donaciones en la ciudad que reciben fideos, azúcar, jugos en sobre, jabón hipoalergénico, pañales descartables, dentífrico y toallas femeninas de lunes a viernes.

“Surge de la necesidad que todos los venezolanos observamos al ver el acontecer diario de nuestra gente allá”, explicó Marelis sobre el origen de la iniciativa. Varias organizaciones se han unido en la Coalición de Ayuda Humanitaria y Libertad para Venezuela y convocaron esta jornada recolección en varios países. En Argentina, son tres las ciudades que acompañan a Rosario en esta acción: Buenos Aires, Córdoba y Mendoza.

Por otra parte, explicó que Cascos Blancos, organización que actúa en momentos de crisis humanitaria, se encargará de los protocolos para almacenar y enviar los productos recolectados. Marelis recordó que el 23 de enero fue el primer intento de enviar ayuda a su país, pero resaltó que lo poco que logró ingresar fue quemado e insistió que ellos continúan trabajando desde la “esperanza”.

“Las maneras de enviar las cosas son otras, ya agotamos las vías terrestres pero todavía quedan la vía marítima y área. Estamos no quedándonos con la puerta que se nos cerró, sino ventilando todas las otras posibilidades que tenemos abiertas”, dijo con fortaleza antes de expresar las emociones de sus compatriotas que residen en la tierra de Nicolás Maduro.

Ante la importancia de la ayuda humanitaria, a Marelis le cuesta entender como “la guardia nacional tenga tan mal corazón de quemar algo que se hace con toda la buena voluntad”, mientras hay gente que necesita realmente alimentos y medicamentos. Los salarios no alcanzan, los montos son desmedidos porque las cosas cuestan mucho y es poco lo que hay, muchas personas comen de la basura, son algunas de las frases con las que describió la realidad de su país.

Somos venezolanos y nos duele nuestra gente”, subrayó la venezolana antes de culminar, quien vive en Rosario desde el 2015. Ella, como muchos otros, llegó a la ciudad con la intención de hacer una maestría, pero luego las posibilidades se hicieron para que se quedara. “He sido una de las principales luchadoras por toda esta causa, me tocó la fibra más humana”, comentó al referirse a sus sentimientos cuando ve las noticias de su país desde Argentina.

MÁS PUNTOS DE ACCIÓN HUMANITARIA

Colmenares también se refirió a otras iniciativas que realizarán para enviar ayuda a Venezuela. La Operación Kilo será una de ellas y contará con la presencia de la Comunidad en las puertas de los supermercados: “Esperar allí para informar a las personas sobre por qué llevamos a cabo la actividad y solicitar su colaboración con lo que esté a su gusto y disposición de ayudarnos”.

En tanto, el domingo 10 de marzo habrá una recolección masiva que tendrá lugar en el Mercado del Patio. “Incluso se van a estar presentando algunas bandas locales con la intención de sumar la mayor cantidad de productos posibles para llevar a Venezuela”, anticipó.

x
Paladini flotante