Barrio Luis Agote

Vecinos realizarán un cacerolazo contra la inseguridad

Ademas entregarán a las autoridades una carta firmada por más de 1000 vecinos.

Redacción Rosario Nuestro

miércoles 7 de marzo, 2018

Los vecinos y comerciantes de barrio Luis Agote, enmarcado en la zona que comprende la Terminal de Ómnibus, el Mercado del Patio y el Hospital del Centenario denunciaron mediante una carta abierta, que existe una situación crítica en materia de seguridad. Según informaron, los robos se suceden a todo horario y lo más frecuente es la modalidad de arrebatos con motochorros.

Lucrecia Zabala, comerciante de la zona dijo que el promedio es de dos robos diarios, y si bien desde el Estado provincial recibieron la promesa de solucionar el problema, todavía no hay una respuesta concreta. “Nos sentimos totalmente desamparados”, indicó.

Zabala también denunció la falta de operatividad de la comisaria 7ª, la cual estuvo vinculada en la desaparición de Franco Casco, por lo que fueron destituidos 30 policías. No es la primera vez que existen sospechas sobre esta cede policial que también tuvo vinculaciones con la trata de personas y la muerte de la trabajadora sexual Sandra Cabrera en el año 2004.

“Como vecinos lo más positivo es que estamos realmente unidos y organizados, lamentablemente lo critico de la situación nos llevó a tomar estas medidas”, explicó y contó que además todas estas demandas fueron expresadas en una carta abierta a las autoridades políticas, tanto de la ciudad como de la provincia.

La misiva contó con más de mil firmas por parte de los habitantes del barrio. En la misma se deja en claro cuáles son las necesidades de los vecinos de la zona y sus dificultades para hacer una vida normal. “No podemos seguir teniendo veredas y calles oscuras como bocas de lobo, necesitamos solución hoy mismo”, manifiesta el escrito.

La carta continúa diciendo: “La solución que pedimos de ninguna manera comprende abusos institucionales, ni gatillo fácil, ni detenciones por portación de cara, les pedimos un plan preventivo acorde al tamaño y por sobre todo la complejidad del barrio. Un plan coordinado e inteligente que utilice pero no desperdicie recursos, que sea preventivo y no punitivo.

Barrio Agote es un lugar de frontera por el que circula muchísima gente cada día. La cercanía de lugares de gran movimiento, genera un recambio constante de personas, lo que facilita el trabajo de los delincuentes para escabullirse rápidamente. Esto también, entendiendo que el barrio está atravesado por vías de acceso rápidas como calle Córdoba y Santa Fe. Ante esta situación, los vecinos convocan a un cacerolazo para el próximo 13 de marzo a las 19 horas en la intersección de Santa Fe y Caferatta.

Dado que estos son viejos y recurrentes reclamos, dijeron los vecinos que también afirmaron que los interlocutores que los atienden, no dan las soluciones necesarias y perdurables. “Solicitamos una reunión urgente con el ministro Pullaro. Estamos convencidos de que están subestimando la situación, también de que no nos han escuchado, pensamos que el problema se puede resolver usando recursos inteligentemente, haciendo tareas preventivas en puntos y momentos clave”, asevera la correspondencia.

Mónica Fein: entre las obras públicas, la seguridad y el movimiento de mujeres

Comentarios