26°
jueves 22 de febrero del 2024

Una persecución policial terminó con dos choques: un nene salió despedido de un auto

Uno de los siniestros viales ocurrió en Gaboto y Alem y el otro en 27 de Febrero y Buenos Aires en medio de un operativo policial contra sospechosos que eran seguidos después de cometer un delito en el centro de Rosario.

Una persecución policial que se inició en el centro y terminó en zona sur de Rosario terminó con dos choques distintos este martes al mediodía. Uno de los siniestros viales se produjo en la intersección de 27 de Febrero y Buenos aires, cuando una camioneta de la policía provincial impactó contra un Fiat Uno en el que salió despedido un menor, y contra otro auto. También hubo agentes que terminaron con heridas leves.

De acuerdo a la información preliminar, la violenta colisión se dio poco antes de las 12 cuando una camioneta de la Policía provincial circulaba por 27 de Febrero sobre la mano que va hacia el río, en teoría en persecución o acudiendo a una situación de emergencia, con sirena y balizas encendidas.

Como consecuencia del mismo golpe, el móvil policial se cruzó de carril e impactó de frente contra Chevrolet Corsa oscuro que iba por 27 de Febrero hacia el oeste. Los heridos de mayor consideración fueron los ocupantes del Fiat Uno (una pareja y su pequeño hijo). Los adultos fueron derivados al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez y el menor al de Niños Víctor J. Vilela. Además tuvieron que ser atendidos una mujer policía y al menos una persona que iba en el Chevrolet.

«Yo estaba parado en el semáforo (de 27 de Febrero). Dio el verde para que doblen a Buenos Aires. Pasaron algunos autos, vino la chata al palo y el Uno no llegó a pasar. Lo chocó a ese y después me chocó a mí, que alcancé a retroceder y choqué con un Corsa. Un nene salió volando. Yo solo tengo un golpe en el brazo. Una oficial se lastimó», relató uno de los damnificados

Además, otro testigo señaló que las ambulancias demoraron aproximadamente media hora, tiempo en el que el conductor del vehículo Fiat quedó atrapado en el interior del auto, que tuvo un fuerte impacto en la parte delantera.

«En ese auto (Uno) venía una familia, cuatro personas. El mayor quedó atrapado en el auto. El nene salió despedido», comentó.

Casi en simultáneo con la ambulancia llegó al lugar un móvil de los Bomberos Zapadores que utilizaron una tijera especial para poder abrir el Fiat Uno y retirar del interior al conductor que había quedado atrapado. «Estaba como desvanecido, no reaccionaba», relató otro de los testigos.

En tanto que la persecución continuó hacia el sur. En Alem y Gaboto se produjo otro siniestro de menor magnitud donde un suboficial de la Motorizada derrapó y cayó al suelo. Recién en Ayacucho al 4000 personal de la Policía de Acción Táctica y la Brigada Motorizada lograron cerrarle el paso a la motocicleta y detener a su conductor mientras que el otro ocupante de la moto logró darse a la fuga.