australia

Una mujer vegana denuncia a sus vecinos por el olor de sus asados

La joven asegura que le han quitado calidad de vida.


Un tribunal australiano ha rechazado la denuncia qur Cillia Carden había interpuesto en la localidad australiana de Perth contra varios de sus vecinos por los olores que le llegaban a su patio trasero procedentes de sus asados.

"Solo huelo a pescado. No puedo disfrutar del patio trasero de mi casa. No puedo salir", aseguró la muchacha, masajista de profesión y que vive en la localidad de Girrawheen, un canal australiano.

Según afirmó el diario británico The Guardian, la mujer denunció además a sus vecinos por el olor a tabaco, el ruido de las sillas y de los niños "jugando a baloncesto" durante las parrillas.

Carden afirma que la situación le ha restado calidad de vida y asegura que sus vecinos la molestan de forma deliberada. Dice, además, que no puede dormir, "solo quiero recuperar mi vida", aseguró.

Uno de los vecinos ya quitó su parrilla y prohibió a sus hijos jugar al baloncesto, dijo al mismo canal. Otro aseguró que "se demostró que las peticiones de la señora Carden no eran razonables y que, además, iban en contra del disfrute responsable de su casas por parte de los propietarios". La Corte Suprema de Perth, tras desetimar el caso, llamó a los implicados en el conflicto a "usar sus energías en busca de la mejor solución para ambas partes".