CALENNA GARBÄ

Una historia marcada por el cine, la música y la diversidad

La pianista, ganadora del Estrella de Mar 2017, dialogó con Rosario Nuestro antes de desembarcar en Rosario este viernes con un show gratuito en el museo Castagnino.

Por Eugenia Ludmer

viernes 24 de noviembre, 2017

Calenna Garbä, pianista, se presenta este viernes

Foto: Facebook Calenna Garbä.

“Es un género que, así como las películas, tiene distintos cambios de ritmo, diferentes matices, pasajes; y transmite diversas emociones”, dice Calenna Garbä sobre la “música ligera”, el estilo que la conmovió desde la infancia, a partir de películas como Superman o Indiana Jones, pero también de las italianas Cinema Paradiso o Il Postino. Calenna tiene 45 años y es pianista. Por su labor artística fue premiada este 2017 con el Estrella de Mar. Calenna es una “mujer trans”, como ella misma se define, negando el rótulo de “chica trans”. “¿Hasta qué edad se considera ‘chica trans’?”, pregunta y se ríe. Este viernes a las 21 desembarca en Rosario para brindar su arte, gratis, en la explanada del Castagnino.

“Es un hecho cultural sin precedentes”, destaca en diálogo con Rosario Nuestro, sobre el concierto Imágenes Ligeras, donde el clásico y las composiciones propias son su caballito de batalla. En un tono calmo, pausado, asegura que entre sus influencias figura el rock y pop de los ’80, de la mano de New Order, Pet Shop Boys, Virus y Soda Stereo. En seguida cuenta que en su casa se veía mucho cine y que la dupla paterna permeó sus intereses: mamá, escritora de cuentos y relatos breves; y papá, bandoneonista.

No es frecuente que una persona de su condición sexual quiebre el estereotipo de lo marginal y ella lo sabe. Ante la pregunta inevitable de los lugares comunes a los que suele confinarse socialmente el destino trans, responde: “Seguramente me fue más difícil que al resto”. Calenna no se extiende demasiado en su historia personal y elige profundizar. “Saber que nos vamos a morir es lo que nos separa de otras especies. La conciencia de la vida nos diferencia. Lo que para mi representa una mañana de domingo de sol, no es lo mismo que para vos”, explica para dar cuenta de la diversidad en las subjetividades.

” Tengo un modo muy particular de bregar por los derechos de igualdad Siento que lo hago a mi manera, frente al piano. Yo milito por la igualdad desde la independencia. No tengo ninguna bandera política. Cuando me siento en una silla frente a un político, sé que él está de un lado y yo del otro”, expresa otra vez con un decir suave pero contundente.

La artista habla con respeto por quienes sí se agrupan bajo una ideología, pero señala que prefiere ir por otros rumbos, o al menos no hacerlo público. Hace poco se reunió con representantes de Naciones Unidas en Nueva York para que “los nuevos discursos puedan transformarse en realidad”. “Yo sé que no voy  a ver nada, pero es importante trabajar por las generaciones futuras”, expresa.

Con todo, el relato de Calenna Gärba, transmite calma. Por su tono, que conserva en toda su extensión, pero también por el horizonte que plantea: el arte como acción posible para romper con los estereotipos.

Comentarios