Asrguran delegados de ATE-Indec

Una familia necesitaría un salario mínimo de $ 38.517,50 para la Canasta de Consumos Mínimos

El cálculo corresponde a un hogar constituido por una pareja con dos hijos menores.

Por Rosario Nuestro Redes

sábado 12 de enero, 2019

La Junta Interna de delegados de ATE-Indec difundió su última estimación de la Canastas de Consumos Mínimos correspondiente a noviembre de 2018.

“La pauta salarial del 15 % para la Administración Pública Nacional fue insuficiente”, señala el comunicado.

Ningún trabajador debería ganar (de bolsillo) menos de $ 38.517,50 al 30 de noviembre de 2018, según una estimación elaborada por la Junta Interna de Ate Indec.

El cálculo de salario mínimo corresponde a un hogar constituido por una pareja con dos hijos menores. Se compone de una canasta alimentaria mínima por $ 12.179,70 y otra de bienes y consumos mínimos por $ 26.337,80.

Así, estiman una canasta de consumos mínimos para la región de Gran Buenos Aires (GBA) que alcanza a $ 38.517,50 al 30 de noviembre de 2018.

Fuente: Junta Interna ATE – Indec.

Los trabajadores de ATE – Indec denuncian también que “La pauta salarial del 15 % para la Administración Pública Nacional fue insuficiente. Ni el pago de las 4 sumas fijas otorgadas con los sueldos de junio, octubre, noviembre y diciembre respectivamente alcanzaron para compensar la pérdida salarial que tuvimos los trabajadores estatales producto de una incontrolada inflación que ha llegado al 44 % a noviembre del 2018”.

“Por ello se realiza un ejercicio de estimación para acercarse a lo que serían los valores en la actualidad requeridos para cubrir las necesidades de los trabajadores y trabajadoras y su núcleo familiar”, agrega el comunicado.

“En cualquier caso, ningún trabajador debería ganar -de bolsillo- menos que el valor calculado en este ejercicio”.

Respecto de la metodología, se explica que “las canastas utilizadas para este ejercicio son las llamadas “Canastas de Consumos Mínimos” y surgieron como propuesta metodológica innovadora en el INDEC, pero todavía no se han aplicado en las mediciones. No son las habitualmente utilizadas para la medición de la pobreza, que se siguen empleando para hacer comparables los datos”. “Por lo tanto, ambas canastas no deben verse como contrapuestas, sino como metodologías diferentes pero compatibles entre sí.”

También se aclara que Las “Canastas de Consumos Mínimos” No implican un modelo de lo que sería una canasta óptima, deseable, y que la misma no puede surgir de un análisis estadístico, sino de una discusión social más global acerca de los objetivos y valores a que se aspira.

Comentarios