TOXICIDAD

Una ciudad que no duerme por el humo: los riesgos de los incendios en las islas para la salud

La humareda por la quema de pastizales por momentos se vuelve sofocante. Qué dicen los expertos sobre las consecuencias de una Rosario envuelta en una constante cortina gris.


El humo por la quema de pastizales en las islas entrerrianas del río Paraná se volvió protagonista durante casi todas las noches y mañanas en la ciudad en la última semana. La cortina gris provoca sensaciones sofocantes y le impide dormir a más de un rosarino. RosarioNuestro dialogó con Silvia Marmiroli, subsecretaria de Salud Pública de la Municipalidad de Rosario, quien se refirió a las consecuencias en la salud que provoca la presencia del humo constante.

"Más allá de la percepción y tolerancia que puede tener cada uno al humo, es recomendable no respirar ese humo. El humo es una mezcla de gases y partículas finas que tiene una gran penetrabilidad en el sistema respiratorio. Esta mezcla de partículas y gases puede producir efectos más dañinos a la salud en las personas con alguna enfermedad respiratoria o cardíaca previa, a los alérgicos, a los asmáticos, pero a todas las personas les puede producir irritabilidad", explicó Marmiroli.

En Rosario es obligatorio, por la pandemia del coronavirus, el uso de barbijoso cubrebocas. Sin embargo, según la especialista, poco sirven para no sufrir las consecuencias de la toxicidad del humo: "Todo lo que nos tapa la nariz y la boca al respirar es una protección, pero no la suficiente para que esas partículas producto de las quemas no nos produzca algún daño".
Por último, se refirió a las posibles consecuencias en caso de la que problemática persista: "En personas que tienen problema de asma o enfermedades respiratorias, la irritación de manera continua puede producirle como cuadros de broncoespamos severos, desencadenar crisis asmáticas, empeorar a pacientes con enfermedades respiratorias crónicas, y estas partículas, si uno la respira continuamente es una toxicidad que se va acumulando".