tiene 45 años

Un tatuador de San Lorenzo sufrió una descompensación mientras jugaba un partido de fútbol con Iron Maiden y ahora pelea por su vida

El sanlorencino permanece internado en la Clínica Zabala de barrio Belgrano


Por: Pablo Soria para El Ciudadano.

Los hermanos Franco y Daniel Scarpino, reconocidos tatuadores de la ciudad de San Lorenzo, son fanáticos de Iron Maiden y fueron impulsores del viaje de una delegación de sanlorencinos a Capital Federal, para participar de un partido de fútbol con músicos de la legendaria banda británica en cancha de Excursionistas y luego asistir al recital en el estadio de Vélez Sarsfield. Lo que estaba organizado para que fuera un fin de semana de ensueño, se transformó en pesadilla. A los 20 minutos del encuentro de camaradería que se estaba disputando el viernes en el club del Bajo Belgrano, Franco sufrió una descompensación cardíaca y desde hace cinco días pelea por su vida en la unidad de terapia de la Clínica Zabala del barrio porteño de Belgrano. En redes sociales se multiplican las cadenas de oración por la salud del tatuador de 45 años.

“Estuvo cinco minutos muerto. Una médica estaba presenciando el partido y en el club había un desfribilador que se utilizó para las tareas de reanimación”, contó otro de los sanlorencinos que integró la delegación de fanáticos de Iron Maiden. La ambulancia del Same demoró 30 minutos en llegar a la cancha de Excursionistas, desde donde trasladaron inicialmente a Franco al Hospital Pirovano. Mientras permanece internado en la Clínica Zabala, al tatuador de 45 años lo acompañan su hermano Daniel y su esposa María Laura.

El vínculo de los hermanos Scarpino con Iron Maiden se remonta a cuando Daniel conoció a Steve Harris, histórico bajista de la banda con quien inició una conversación a raíz de un tatuaje del grupo de rock que el sanlorencino luce. Desde entonces afianzaron la comunicación y cada vez que la agrupación británica ofrece un recital en la Argentina, el día anterior comparten un partido de fútbol.

Claudio Caniggia, uno de los ex futbolistas que participó del partido de camaradería al igual que Leonel Gancedo, se interiorizó sobre el estado de salud de Franco y le alcanzó a su familia una camiseta de la selección argentina autografiada para que se la entreguen cuando se recupere.