Sucedió en Australia

Un surfista argentino fue atacado por un tiburón

Alejandro Travaglini se encuentra recuperándose luego de una intervención quirúrgica.

Por Rosario Nuestro Redes

lunes 16 de abril, 2018

Alejandro Travaglini nació en Buenos Aires hace 37 años. Actualmente vive en Margaret River, en el suroeste de Australia. Es surfer e hijo de Alejandro “Chiquito” Travaglini, ex rugbier. Durante una competencia de la Word Surf League, en la playa Cobblestones en Gracetown, al sur de Perth, en las costas del océano índico, Alejandro fue atacado por un tiburón. El hecho sucedió el domingo a las 8:30 de la mañana.

En un diálogo con 9news, los testigos hablaron sobre el episodio. La competencia se estaba llevando a cabo cuando comenzaron a escuchar gritos y vieron a alguien pelear con algo en el agua. Lázaro, un amigo de la víctima dijo que la tabla de Alejandro se encontraba lejos. Adam Kennedy, otro de los participantes de la competencia, confirmó que esa “cosa” que vieron era un tiburón y que quería comerse al surfista. “Luchaba literalmente por su vida. Gritaba y golpeaba. Fue hasta él tres o cuatro veces”.

El tiburón le mordió ambas piernas, Alejandro consiguió liberarse del animal a puño limpio. Nunca perdió la conciencia y gracias a la ayuda del mar, pudo llegar a la costa donde fue atendido por sus compañeros. Mientras llegaban los paramédicos al surfista le realizaron un torniquete preventivo. El hospital se encuentra a 270 kilómetros de donde sucedió todo y allí fue intervenido Alejandro. Desde el hospital informaron que se encuentra estable tras una intervención quirúrgica. El surfista dijo que: “Sólo quiero agradecer a las leyendas que me ayudaron en la playa”.

La competencia volvió a su ciclo después de que se aseguraron los medios de seguridad para los participantes. Dos horas más tarde, un hombre de 41 años se presentó en una ambulancia después de haber sido mordido en una de sus piernas. Fue cerca del lugar en donde Alejandro sufrió el ataque. La playa había estado cerrada luego de que se vio el cadáver de una ballena y se registraron visitas de tiburones de cinco metros de largo.

Comentarios