los petrodólares, todo lo pueden

Un príncipe saudí está decidido a comprar el Manchester United


No es novedad que los jeques árabes se han metido de lleno en el negocio del fútbol europeo, aportan sus "petrodólares" para que los clubes, poderosos históricamente y otros no tanto, tengan plantillas plagadas de reconocidos cracks a nivel mundial y sean competitivos en sus ligas como en la Champions.

Los ejemplos más claros de los últimos tiempos son el Manchester City y el Paris Saint-Germain, equipos que antes de la aparición de los millones de los príncipes del Medio Oriente, no lograban hacerse fuertes en la Premier League ni en la Ligue-1 respectivamente, aunque aún tienen la cuenta pendiente en el principal torneo de clubes del planeta.

Uno que podría seguir el mismo modelo por el cual el conjunto de Sergio Agüero y el de Ángel Di María se volvieron claros animadores en sus países y con amplio margen fueron campeones en la pasada temporada, es el otro Manchester, el más grande por su rica historia pero algo relegado en los últimos años por el poderío que adquirió su rival eterno.

Según reveló el diario británico "The Sun", el príncipe heredero Mohammad bin Salman quiere hacerse con el United para enfrentarse a sus otros rivales de Qatar o Abu Dabi, como el príncipe y presidente del conjunto parisino, Nasser Al-Khelaïfi.

Dinero no le falta a la familia real bin Salman, ya que posee un poder adquisitivo valuado en alrededor de 950 millones y preparan una importante oferta para hacerle a los Grazer, dueños de los "Diablos Rojos", ya sea para comprar parte de las acciones o la totalidad de las mismas.

x
Paladini flotante