El papa francisco dio su postura

Trump reconocerá a Jerusalén como capital de Israel

El mandatario ordenará al Departamento de Estado que inicie el proceso.

Por Rosario Nuestro

miércoles 6 de diciembre, 2017

Donald Trump.

Foto: Archivo

Donald Trump reconocerá a Jerusalén como capital de Israel, rompiendo con décadas de diplomacia estadounidense e internacional pese a las advertencias llegadas de todo el mundo contra el riesgo de un estallido de violencia.

El mandatario ordenará al Departamento de Estado que inicie el proceso, que durará varios años, para trasladar la embajada estadounidense de Tel Aviv a la ciudad santa, informaron funcionarios estadounidenses.

Primero será necesario concluir numerosos detalles logísticos y de seguridad, así como determinar su ubicación y construcción, agregaron los funcionarios, que hablaron con periodistas bajo condición de anonimato porque no estaban a autorizados a discutir el asunto en público antes del anuncio oficial.

Por estas cuestiones, es probable que la embajada no sea trasladada al menos durante tres o cuatro años, siempre y cuando no haya cambios futuros en las políticas estadounidenses.

El papa Francisco, Naciones Unidas, China y Reino Unido -ambos países miembros del Consejo de Seguridad- sumaron sus voces a las expresiones de inquietud, mientras el primer ministro de Israel Benjamin Netanyahu evitaba toda referencia a la cuestión en su primer discurso desde el anuncio de Washington.

El Papa manifestó su “profunda preocupación por la situación que se ha creado en los últimos días” y rezó para que “prevalezca la prudencia para evitar nuevos elementos de tensión a un panorama mundial ya convulsionado”.

“Pienso ahora en Jerusalén. Al respecto, no puedo dejar de expresar mi profunda preocupación por la situación que se ha creado en los últimos días y, al mismo tiempo, dirigir un fuerte llamamiento para que sea el empeño de todos respetar el status quo de la ciudad, conforme a las pertinentes Resoluciones de las Naciones Unidas”, dijo Francisco, ante miles de fieles presentes en el Aula Pablo VI para su tradicional audiencia de los miércoles.

Una ley de 1995

Cada seis meses desde hace dos décadas, el presidente estadounidense debe decidir si acepta trasladar la embajada en Israel a Jerusalén, como prevé una ley adoptada en 1995, o firma una derogación para mantenerla en Tel Aviv, como hace el resto de la comunidad internacional.

Durante sus mandatos, Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama optaron cada seis meses por esta última opción.

Trump volverá ahora a firmar esta derogación dado que la nueva embajada no estará lista en varios años, subrayó la Casa Blanca, pero pedirá al departamento de Estado que prepare el traslado.

 

Fuente: Clarín

Comentarios