RADIO MITRE ROSARIO

Tras otra balacera, reclaman por el cierre definitivo de la cárcel de Zeballos y Richieri

El concejal Roy López Molina volvió a pedir que se traslade a los internos de la cárcel y que se haga una reconversión de dicha manzana que beneficie a los vecinos.


El vicepresidente primero del Concejo Municipal de Rosario, Roy López Molina, solicitó el cierre de la Unidad Penitenciaria III, la cárcel de Zeballos al 2900, tras la balacera que se registró el viernes por una gresca entre detenidos y adelantó que pedirá a la Municipalidad que envíe una propuesta para iniciar un debate sobre el futuro del predio.

En ese marco, López Molina dialogó con Radio Mitre Rosario y manifestó que “la pelea de internos, el intento de motín y el consecuente temor de los vecinos que por largos minutos escucharon decenas de disparos es una muestra más de la necesidad de solicitar al gobernador Omar Perotti el cierre definitivo de dicha Unidad y el traslado de los detenidos” y rematcó: “Hoy ya es absolutamente incompatible, la presencia de la cárcel en un barrio principalmente residencial”.

Asimismo, recordó que esa cárcel fue construida hace casi 130 años, donde esa zona era “estaba despoblada” y remarcó que “ahora la realidad es otra y convive de mala manera con el barrio”.

“No sólo lo que ocurre en el interior de la Unidad, sino el escaso mantenimiento de la cárcel produce que no funcione bien el Servicio Penitenciario y tenga además, un impacto terriblemente negativo en lo que es el valor de las viviendas de los vecinos de la esa zona”, subrayó.

López Molina recordó que hubo un proyecto en el cual se planteó un nuevo destino para dicha manzana pero que postergado por la superpoblación de la Unidad de Piñero, la demora en la ampliación de otras instalaciones y la necesidad de alojar a presos federales en Santa Fe, entre otros inconvenientes carcelarios.

“En ese manzana, por el perfil del barrio, debe impulsarse un proyecto que haga convivir el aspecto residencial, espacios verdes y una profunda actividad comercial y hacerlo a través de un concurso público de ideas, porque esas tierra son públicas”, señaló el Edil.

Y concluyó: “Hay que reconvertirlas y esa reconversión tiene que pasar por un proceso participativo que le devuelva al barrio la tranquilidad de no tener que levantarse a la madrugada con escuchando tiros y que su propiedad no se desvalorice”.