25 de noviembre

“Transformamos dolores en lucha”

La experiencia de un grupo de jóvenes de la facultad de Psicología que acompañan a mujeres víctimas de violencia de género.

Por Rosario Nuestro Redes

sábado 25 de noviembre, 2017

Protesta en tribunales provinciales de Rosario

Foto: Franco Trovato Fuoco

por Tatiana Pace

Es miércoles a la noche y, una vez más, Joana se reunió en su casa con cuatro compañeras. El encuentro no hizo más que, otra vez, demostrar el compañerismo y el compromiso que las une con anterioridad. Entre reflexiones, anécdotas y hasta risas, las jóvenes brindaron su tiempo para hablar con Rosario NuestroEllas, junto con 17 chicas más, conforman la Subsecretaría de la Mujer, dentro de la Facultad de Psicología de la UNR. Dentro de este espacio, estas estudiantes buscan concientizar sobre violencia de género y prestan su ayuda en casos de este tipo. Es decir, se reúnen, escuchan, acompañan, cambian vidas. Y en el marco de un nuevo Día Internacional Contra la Violencia hacia la Mujer, también cuentan cómo esa pelea no es sólo un 25 de noviembre, sino de todos los días. 

Todo comenzó hace cinco años, cuando algunos alumnos de la carrera comenzaron a efectuar intervenciones en barrios de la ciudad. Básicamente -en palabras de ellas, pero para nada básico en la realidad- su trabajo constaba en acercarse una vez por semana a alguna vecindad en particular con un grupo de mujeres y trabajar desde la escucha. Es simple, tan simple como ese “básicamente”: juntarse todas, identificar situaciones de violencia, charlar, denunciar, cambiar. 

Las jóvenes consultadas por Rosario Nuestro sostienen que la contención de un grupo les sirve mucho a aquellas mujeres que están atravesando por una situación de violencia. La iniciativa fue producto de un Encuentro de Mujeres, donde algunas de sus participantes se dieron cuenta que las estudiantes no tenían herramientas para abordar este tipo de problemáticas de manera práctica. La situación, dicen, es “movilizante, genera ansiedad, nervios y muchas veces las cosas no salen como uno las espera a la primera de cambio”.  Pero también coinciden en que el compromiso que tomaron tiene más aspectos positivos que negativos. El principal es que una vez que se solidarizan y comprometen con una causa, el resultado es siempre bueno.

La violencia de género, entienden, se puede contar también desde ese lazo que se genera para combatirla. Joana, sus amigas, las amigas que fueron haciendo en cada barrio, hablan de la “sororidad” y del “compañerismo”. Los ejemplos sobran: incluso están juntas este miércoles a la noche para hablar con un medio. “Nosotras lo entendemos así, nuestro trabajo es desde la palabra, es escuchando entre nosotras y acompañándonos”, comenta una de ellas. 

En la sociedad actual, no hay día en que alguna mujer no se enfrente a alguna situación de violencia. La suma de estos pequeños hechos, que se naturalizan, lleva a consecuencias fatales como los más de 200 femicidios que se contabilizan este año en el país. Pero ellas, desde su trabajo, buscan frenar esa violencia. “Todo eso malo que pasa cuando transitas una situación de violencia, se transforma en algo bueno”, sintetiza una integrante. Y continúa:  “Es un aprendizaje para esas mujeres, sobretodo para no volver a ese lugar”. 

Las 23 estudiantes nucleadas en la subsecretaría de la Mujer han acompañado durante todo el proceso a víctimas de todo tipo de violencia, incluso en casos donde un esposo prostituía a su mujer. También han acompañado hasta elevar a casos a la justicia. Y a veces lo hacen desde su corta edad y con los recursos que les brinda su carrera y su experiencia. Además, plasman sus valores en la comunidad barrial y así ese compañerismo se empieza a notar en las mujeres de ese distrito. “Si a alguna le pasó algo, se movilizan; si saben que tiene problemas con el marido, van a la hora que él llega y están con ella”, comentan.

Desde que construyeron este espacio, ellas dicen sentirse distintas. Notaron que cada historia es diferente pero que en todas hay algo en común y es la vulnerabilidad de cada una de las víctimas. Pero también aseguran que todas tienen las herramientas para revertir situaciones: el acompañamiento y la escucha. 

Un día mundial contra la violencia

El 17 de diciembre de 1999, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. La ONU invitó a gobiernos, organizaciones internacionales y organizaciones no gubernamentales a organizar actividades dirigidas a sensibilizar al público respecto del problema en este día como una celebración internacional.

Estadísticas alarmantes

En Argentina, la cifra de una mujer asesinada cada 30 horas, no decrece al paso del tiempo sino que se profundiza. Según estadísticas recientes por parte de la asociación civil La Casa del Encuentro, una mujer fue asesinada cada 29 horas, en los primeros diez meses del año..

En 2017, ya son 254 femicidios de acuerdo al Registro Nacional de Femicidios de MuMaLá. El 88% fueron cometidos por hombres del círculo íntimo y conocidos de la víctima y un 5% fueron ocasionados por un extraño.

En Rosario, movilización

La tradicional marcha de cada 25 de noviembre partirá este sábado a las 16.30 desde la plaza Montenegro hasta las escalinatas del Parque España, donde habrá festival y feria. Todas las líneas de colectivo serán gratuitas de 15 a 22hs.

Comentarios